Sin el movimiento y el cambio constante, no habría ni arte, ni tan divino misterio del Ser.