Sin el movimiento constante de la Vida no habría ni arte ni el divino misterio. 

La mente crea un bosque repleto de oscuras fantasías, el corazón lo cruza y el Ser lo ilumina.

 

 

 

Si estás aquí es por algo, simplemente relájate y observa sin expectativas, porque el Arte, la Luz y el Amor de la Vida, están siempre donde tu estás. Ábrete a la lucidez.