Bosque simétrico

 Hasta que la Vida no tomó el control de la mente por la cual me tomé, no pude evidenciar que nadie tiene el libre albedrío ni la libre elección que cree tener, entonces vi mi absoluta ceguera ante la Vida. El bosque que llamé "mi vida", no es otra cosa que profunda ignorancia, es poseer lo impersonal del Ser, para hacerlo algo personal. La Vida es impersonal, es de nadie y se vive para nadie.