Lo que es arriba es abajo. Lo que es abajo es arriba.  Lo que es afuera es adentro. Lo que es adentro es afuera. No hay separación, ni división, ni fronteras con nada ni con nadie. Todo es la Unidad, todo es movido desde la impersonalidad del Ser. La personalidad sólo es la máscara que se precisa para cruzar la propia oscuridad.