El misterio de la Existencia humana se descubre cuando uno deja de buscar fuera del sí mismo.

Lo que hay es perfección, belleza y simetría. Lo que vemos fuera sucede dentro. Todo está en uno mismo y mucho más allá de la mente; más bien, todo está aquí mismo.

 

Si estás aquí es por algo, simplemente relájate y observa sin expectativas, porque el Arte o el Amor de la Vida, está aquí, siempre ahí, siempre donde tu estás. Ábrete a la lucidez.

 

Duda de todo y de todos, menos de ti, porque tu eres Eso que tanto has andado buscando.