Vida natural en la Camargue (Francia).

 

Hay lugares donde la Vida te sorprende aunque no lo quieras. Las nubes no pueden impedir el cielo, el cielo no puede impedir el Sol, el Sol no puede impedir al Ser. Nada y nadie puede impedir tan fascinante espectáculo de luz, sonido y color sucediendo en el espacio vasto del Ser. Todo se muestra tal como ES, ante mis ojos. Todo resuena en mi Ser.

 

Sin la luz original siempre presente, nada aparecería o  desaparecería, nada sería como ES.