Vida libre

 

Para vivir una existencia reposada, íntima, plena y liberada, hay que hacer algo bastante difícil que es dudar de todo y de todos, incluso de uno mismo, es olvidarse de uno mismo hasta fulminar al ilusorio yo. Jamás hemos sido personajes como nos hemos hecho creer,  somos la Vida inteligente, la Presencia que ya es consciente de sí misma, instante a instante.