Vida libre

 

Para vivir una existencia reposada, íntima, plena y liberada, con la ayuda de la Vida lúcida, hay que hacer algo bastante difícil que es dudar de todo y de todos, incluso de uno mismo, hasta fulminar al falso yo. Jamás hemos sido personajes como nos han hecho creer, que muy inocentemente tomamos como cierto, somos la Vida.