Texturas naturales, libres y radicales

 

 

Hay que quedarse vacío de ideas preconcebidas, de  juicios y prejuicios, sin nada, para poder maravillarse del movimiento constante y espontáneo de la Vida.