Texturas naturales, libres y radicales

Cuando se han fulminado todas las ideas preconcebidas y enseñanzas ilusorias que uno tiene y mantiene sobre la vida, lo único que queda es la maravilla eterna de lo que  Es, una maravilla que no se puede explicar ni definir.  La Luz es radical, está siempre presente y es nuestra verticalidad, es la que fulmina toda ilusión y todo relato del  personaje que crea la horizontalidad del tiempo que no existe. 

 

Hay que quedarse vacío de ideas preconcebidas, de  juicios y prejuicios, para poder maravillarse del movimiento constante o espontaneidad de la Vida.