Texturas naturales, libres y radicales

 

 

Hay que quedarse expuesto a todas las inclemencias de la Vida para vaciarse de ideas preconcebidas o para liberarse de estúpidos juicios y prejuicios personales. Porque solo viviendo sin nada, puedes maravillarte del movimiento constante y espontáneo de la Vida. Hay que perder el miedo a ser libre para siempre si realmente uno quiere gozar del paraíso que se nos regala a todos.