Las tormentas interiores son imprescindibles para poder recuperar la calma y el equilibrio. Nadie debería pasar por la noche oscura del alma, ni debería sufrir inútilmente. 

 

En tan evidente que la felicidad sin causa está siempre presente y que la mente ilusoria está siempre ausente !!!!!