Minimalismo efímero.

Es efímera y fugaz la idea preconcebida de ser alguien que vive en la ausencia. En una milésima de segundo lo limitado y mortal puede acabar para siempre,  pero ya sólo podría decir: gracias por todo y por tanto.  La Vida pierde todo su esplendor y toda su belleza si le regalas todo el protagonismo al personaje por el cual te has tomado, porque sólo es creación de la mente limitada por la ausencia. Somos Consciencia pura, Vida ilimitada, atemporal, eterna y liberada.