La noche simplemente es ausencia de Luz, al igual que la ignorancia es ausencia de claridad. No hay más. No hay noche que sea más oscura que la propia ignorancia.

Todo es aparente excepto la Luz de la Presencia del Ser, que es la única constante que hay. Somos seres de Luz que vivimos atravesando la propia oscuridad.