La Belleza

 

 

Nadie debería devenir un artista, algo o alguien más bello, más hermoso, más divino,  más santo, más maestro que la Vida inteligente que uno ya ES. Ninguna enseñanza dual, ninguna doctrina, ninguna tradición o universidad, pueden enseñarte a ser lo que ya Eres.

 

El Mal jamás ha podido vencer  al Amor. No hay que rezarle a ningún dios inventado, para pedir -aléjanos del mal, amén y quedarse sin hacer nada al respeto, por el pavor a asumir la totalidad. El mal no es otra cosa que profunda ignorancia. Cuando uno reza se está rezando a sí mismo.