La Belleza

 

 

Nadie debería devenir un artista, ni más bello, ni más hermoso, ni más divino, ni más santo, ni un maestro iluminado para ver la Vida tal como ES, con la visión natural del Ser, dado que la belleza natural de la Vida está en todas partes, se mire por donde se mire, incluso en el aparente caos, porque la Vida es bella y hermosa por si misma, y ya está iluminada y liberada siempre, menos en la imaginación. Ninguna enseñanza dual, ninguna postal de  santos virtuales, ninguna imagen de luz para mantener la mente hipnotizada, nos puede conducir a un mundo mejor, a un mundo nuevo, al auténtico paraíso, a lo que en verdad somos más allá de la mente..

 

No hay que inventar metas, ni caminos, ni dioses, ni karmas, ni un más allá más bello, o un cielo especial al que llegar, ni tampoco hay que trabajar duro para las victorias de un día de mañana que nunca llega, porque siempre, siempre, es hoy. ¡La Vida siempre empieza y termina hoy! No hay que inventar el tiempo que no existe una y otra vez, dado que sólo es un invento para retar y negar al Ser.

 

Existencia significa Existencia. ¡Ser! En la Presencia está la maravilla eterna del Ser.