El bosque de “mi vida preconcebida e ilusoria” fue bastante salvaje, caótico e impenetrable, pero ha sido un auténtico regalo, cruzarlo sólo con la Luz de la Vida siempre presente.