Una ola (o persona) jamás podrá mover, gobernar, manipular o cambiar el movimiento constante del vasto Océano del Ser.

La visión lúcida para ver las cosas tal como son, no tal como las imaginamos, es a lo máximo que se puede aspirar para la auto realización del Ser