En las carpetas de esta sección puedes sintonizar con lo que nadie ha podido, ni puede, ni podrá comprender desde el intelecto que divide los sucesos en dos, simplemente ábrete a que te suceda la visión, la forma natural de ver y conocer las cosas tal como son, porque es a lo máximo que se puede aspirar como ser humano.  La Vida es un compartir constante, es un dar y un recibir generoso, sin nadie que dirija tan divino misterio o tan fascinante milagro de la Luz.