Ni un solo granito de arena ha sido pensado, realizado o colocado por casualidad, ni por error. Es imprescindible la inmensidad de granitos de arena para formar maravillosas playas, fabulosas dunas y excelentes desiertos. La perfección de la Vida es insuperable, no se puede verbalizar ni enseñar, sólo se puede admirar.