El océano. El Mar, la mar.....

Lo que más me enamora es la armonía total de la Vida, todo se mueve y cambia con perfección, igual como lo vemos cuando observamos el movimiento del Océano.

 

Así es la danza de la Nada, todo se mueve y fluye con un ritmo extraordinario, dentro de un orden perfecto; y lo más extraordinario de todo es que el movimiento y el cambio suceden sin que tengamos que movernos de la Presencia del Ser.