Paisajes interiores

 Ninguna imagen ni ninguna palabra, y menos si no nace de la fuente, pueden acercarte a la verdad inexpresable, porque es lo que ya Eres. Sólo la verdad, que se vive a sí misma, puede hacerte el inmenso favor de liberarte, para siempre, de la esclavitud y la ausencia de la mente.