¡Qué inútil es el sufrimiento humano! ¡Cuántas guerras, resentimientos, violencias y conflictos conlleva no asumir la propia intimidad. 

 

Si se viese la Existencia tal como ES, el mundo en el que aparentemente convivimos todos, se convertiría en una balsa de aceite.