En la metáfora de Don Quijote, la Vida vino a decirme como luchamos contra los propios molinos internos, contra los propios fantasmas, sean miedos o espejismos creados por la mente ilusoria.  ¡Luché inútilmente contra mi misma, al ignorar la grandiosidad de mi verdadero Ser !