En la metáfora de Don Quijote, escrita por Miguel de Cervantes, la Vida nos viene a decir como luchamos con los propios molinos, con los propios fantasmas, miedos y monstruos internos, creados por la mente ilusoria, como luchamos ignorando al Ser ¡siempre presente!