En la metáfora de Don Quijote, sólo hay que ver como se lucha contra los propios molinos o fantasmas internos, contra los espejismos creados por la mente ilusoria.  Yo también luché inútilmente contra mi misma, hasta que no me di cuenta que el mundo es una gran sala de espejos que te apoya a despertar de la  hipnosis.