La casa del lago

 

 

 

La casa del lago o ese dejarse empapar de la lluvia divina de la naturaleza, simbólicamente, no es más que un estado de reposo y descanso en la casa interior, para liberarse y limpiarse de porquería acumulada, de todo aquello que me dijeron y  yo muy inocentemente me creí.