Instantes que ya no son

 

Buceando en el fuero interno, tarde o temprano, redescubres el milagro de la Luz. Cuando la consciencia despierta, te das cuenta que no ha despertado nadie. Sólo hay Vida sucediendo para nadie, igual como lo vemos cuando proyectamos la luz original en la madre naturaleza.