No hay un pueblo que sea mejor o peor que otro, tampoco hay una raza mejor o peor que otra; no hay paisajes que sean más o sean menos hermosos que otros, ni costumbres que sean más o menos importantes que otras, nada es más o es menos cuando se observa la Vida tal como Es, con la forma natural de ver y comprender espontáneamente las cosas tal como son, nada que ver a como las imaginamos o las preconcebimos desde la mente que intelectualiza la existencia para usos personales.