Ni bien ni mal. Todo Es.

La manifestación de la bondad puede traer consigo confusión, temor,  más caos o maldad,  y la manifestación de la maldad puede traer Luz a la absurda historia personal que nos contamos y nos creemos. La Vida no es una cosa personal, ni es una cosa mala ni una cosa buena, la Vida es todo. No podemos cambiar ni un solo punto ni una sola coma de la existencia, sólo somos espectadores, tanto de la existencia como de la película personal que nos contamos. La Consciencia se experimenta a sí misma, tal como lo está haciendo ahora mismo. 

Cuando la visión lúcida sucede, ya no hay nada por lo que luchar, ni nada que deba mejorar, empeorar o cambiar, porque no hay nadie haciendo nada, ni tampoco hay nadie que pueda salvar al Mundo. El Mundo está en perfecto equilibro, lo vea o no lo vea esa mente que tiene un limitadísimo punto de vista de la totalidad.  La Vida es perfecta y divina tal como Es, en su totalidad, no se equivoca nunca. No hay error. 

 

anna

Si estás aquí es por algo,

simplemente observa,

porque la magia

está en la observación.

 

Duda de todo y de todos, menos de ti, porque TU ERES lo que realmente buscas.