Montañas

Para encontrar lo que verdaderamente se busca, la auténtica naturaleza, o para despertar del sueño hipnótico al que nos tiene sometidos la mente humana, no hay que ir a las montañas a meditar, ni tampoco hay que practicar o rezar, no es necesario ir a ningún lugar en concreto, ni pasar por ningún tipo de purificación, no hay que buscar nada de ningún maestro, ídolo o gurú,  simplemente hay que dejar de buscar y fluir con el Ser, pues vayas donde vayas, hagas lo que hagas y leas los libros que leas, siempre estás contigo, ¡siempre! estás presente. Precisamente la experiencia es la iluminación de esa mente que no ve ni escucha LoQueEs.

 

Yo soy Presencia Consciente de sí misma que permite que la existencia sea tal como es. El despertar de la consciencia humana consiste en la desaparición del ilusorio yo, del Ego que busca algo mejor o diferente de lo que ya es. Es tan sencillo cómo esto. 

 

Si estás aquí es por algo, simplemente relájate y observa sin expectativas, porque el Arte o el Amor de la Vida, está aquí, siempre aquí, siempre donde tu estás. Ábrete a la lucidez.

 

 Puedes estar absolutamente seguro de que la Verdad nadie la tiene, ni nadie la puede enseñar, poseer o retener. Se revela a sí misma, constantemente.