Minimalismo efímero.

Es efímera la Vida si se da protagonismo a la historia del personaje, al tiempo, a la cultura, a la religión a la política, a la imagen,, al cuerpo, a los pensamientos, al materialismo o al sentimentalismo.  

La Vida no necesita nada porque lo tiene todo. Es la mente la que se aferra a los pesos pesados y a las cosas.  Cuando la mente ocupa su lugar y se convierte en una herramienta útil y práctica, la Vida fluye maravillosamente. 

 

 Si estás aquí es por algo, simplemente relájate y observa sin expectativas, porque el Arte o el Amor de la Vida, está aquí, siempre ahí, siempre donde tu estás. Ábrete a la lucidez.

 

Duda de todo y de todos, menos de ti, porque tu eres Ese al que tanto has andado buscando.