La decepción es el auténtico regalo

Dejarse llevar por el tiempo es parecido a estar en las nubes, es lo ilusorio.

Decepcionarse de uno mismo y del mundo aparente, es el auténtico regalo.