La decepción es el auténtico regalo

 

La decepción es el auténtico regalo, porque es cuando se está a punto de ver la propia ilusión. El necio que ha visto que es necio o que ha visto que no sabe nada de nada de la vasta inmensidad del Ser, lo es muchísimo menos que aquel necio que cree ser maestro, santo, visionario o  iluminado, alguien capacitado para darle lecciones de vida a la vida inteligente que cada cosa y cada uno ES.

 

Todos somos ignorantes como personas, pero aunque ignoremos cosas distintas, la Vida inteligente que cada cosa y cada uno ES, jamás comete ni un solo fallo, ni un solo error. Lo único que parece ser un error, es darle todo el protagonismo a la mente ilusoria que ve errores y fallos por todas partes, allá donde no los hay.

 

Encuentra el Silencio, porque sólo el silencio le ofrece respuestas lúcidas al corazón.