La decepción es el auténtico regalo

Dejarse llevar por el tiempo, por lo que fue o por lo que será, para mí, es parecido a estar en las nubes. Decepcionarse de uno mismo y del mundo de la imagen que se nos mete en la consciencia, es el auténtico regalo, es empezar a experimentar de cero la auténtica aventura del vivir.