Inocencia

Todos somos inocentes pero por amor lo ignoramos hasta que, con un poco de suerte, más allá de lo intelectual y aprendido, se ve y se sabe.  Cuando se ve, con total lucidez, toda esa inocencia humana es aceptada y amada conscientemente por lo que verdaderamente somos, La Vida.