Espejismos

El concepto mundo, tan solo es un concepto que no puede definir una vasta inmensidad. Si observo lo que mi mente llama Mundo, si lo comprendo según mi limitado y diminuto punto de vista dual, conceptual, metafórico, idílico o soñador, totalmente distinto a todos los demás,  lo que veo es un espejismo, no veo lo que no soy, con lo cual veo un mundo al revés que está hablando de mi sin saberlo, un mundo ilusorio que me conduce a una especie de hipnosis colectiva que intenta impedir que la Consciencia pueda despertar. Sólo puedo ver el mundo real, tal como ES, cuando la Consciencia ha despertado, cuando la mente se ha liberado de absurdas fantasías y se ha rendido al Ser ¡siempre presente! para ocupar su lugar.

 

 

Llamar cordura al espejismo, a lo más popular, a lo que cuenta la mente que divide y separa la vida en dos, es darle poder a un puñado de pensamientos inútiles que son de nadie y se dirigen a nadie, porque nadie tiene un a vida en propiedad por la que se deba luchar o sufrir. Yo soy la Vida, yo soy Eso que me empuja a ir hacia adelante, Eso que se vive a través de mi, a la perfección.