El interior

Aunque seamos lo mismo, no hay ningún interior igual. El reconocimiento de lo que verdaderamente somos, siempre es único, personal e intransferible. Nadie debería enseñarnos a ser lo que ya somos.