El interior

 

Cada interior es único, distinto, diferente e irrepetible, no hay otro igual. Cada consciencia personal se autoconstruye a sí misma, es una expresión única, divina e irrepetible de lo infinito, una diminuta partícula de luz que está flotando dentro del espacio vasto del Ser. Esta Luz contiene la Nada y el Todo, todo un Universo.

 

El milagro de la Luz está en el ver, en el intuir, en el percibir por los sentidos y en reconocer que todo es la misma inteligencia, jugando muy inteligentemente a parecer ser dos. No hay múltiples vidas, ni múltiples inteligencias, lo que sí hay son múltiples sueños.

 

Si te sucede la visión lúcida, puedes ver conscientemente ambas caras del mismo sueño de amor, entonces VES con claridad que sólo hay VIDA sucediendo para nadie, la Presencia del Ser Absoluto que ya es consciente de sí mismo, que es la única inteligencia y constante que hay.