El interior

 

Cada Ser humano  ¡siempre! es único e irrepetible, no hay otro igual. Nadie puede meter los sentidos ni las narices en el fuero interno de nadie, y ninguna persona  puede conocer la vasta inmensidad del Ser en fuero interno, nadie está capacitado como cree estar para dar lecciones de vida a la Vida, al menos nadie debería atreverse, porque es una irreverencia total y absoluta enseñar a vivir al SER. La mera idea de ser un personaje ya nos aleja de la Vida Presente.