Autorretrato de lo indefinible

    

 

Yo no puedo ver mi mirada ni mi rostro sin un espejo, por eso debe reconocerme a través del espejo, a través de la propia manifestación, que es a través de todo y de todos.

Todo es un auto recordatorio, un asunto de amor con la existencia.

 

En cada rostro, en cada cosa, en cada forma, en cada ser, en cada sensación, proyecto la Luz original de mi verdadero Ser. Yo soy Presencia que ya es Consciente de sí misma.

 

Únicamente hay Vida inteligente sucediendo, vida siendo vida.