Autorretrato de lo indefinible

     

En cada rostro, en cada cosa, en cada forma de vida, en cada sensación, veo y reconozco la misma inteligencia que yo soy. Esa es la maravillosa danza de la Nada.

 

Toda experiencia predestinada a vivir, está profundamente aceptada, por amor a la Vida.