Arquitectos de sueños

Hasta que no asumí la otra cara del mismo sueño, sufrí absurdamente y aburridamente. Me convertí en arquitecto de mi propio sueño, hasta que no vi que ya somos completos.