La fotografía se convierte en arte sólo cuando el intelecto no enmudece al corazón, cuando no hay técnicas ni nadie detrás del visor que estropee el milagro de la Luz.