El auténtico espejo

La Vida me ha hecho ver que no tiene nunca ningún propósito ni ningún sentido, esta es su magia, su belleza y su Arte, un misterio que la mente humana no ve ni puede comprender. ¡La mente siempre busca algo mejor que ¡esto! o más bueno que aquello, mejor que lo otro, más bueno y mejor que lo que ya está sucediendo.

Los demás son perfectos reflejos de uno mismo, ayudan a redescubrir  la naturaleza original, el misterio tan divino de la Vida, lo que todo el mundo busca.

 

El auténtico espejo me ha hecho ver que no hay maestros ni alumnos, no hay camino ni ningún destino adonde ir, ni metas o éxitos personales que el ilusorio yo quiere alcanzar, ni nada que conseguir. Todo sucede en el ahora y aquí, siempre es hoy, siempre es ahora, solo hay Presencia Despierta y Consciente de sí misma, lo que en verdad somos, porque a pesar de que la mente no lo vea, este momento, como todos los demás, es sagrado y divino siendo así, tal como es.

 

La felicidad permanente o la paz eterna se consigue cuando la mente se ha rendido o se ha entregado completamente al Ser, cuando se ha esfumado la personalidad ilusoria, lo imaginado, porque no somos un puñado de pensamientos, ni tampoco somos la mente o el cuerpo; ni buenos o malos, ni mejores o peores, porque sin etiquetas, sin cielos e infiernos, puedes permitir y aceptar los millones de rostros o billones de formas de la Vida, todo es aparente.

 

Así ha sido siempre y así será siempre. Si es que sucede la liberación o rendición de la mente personal, es la máxima realización, el despertar. Por derecho natural de nacimiento todos merecemos encontrar y recuperar la visión de la Vida, para ser felices tal como somos, espontáneamente felices, con total libertad del Ser, sin miedos, sin filtros de una mente ofuscada, inocente e ignorante que intenta separarnos o impedirnos.

 

Soy la Vida, no tengo una vida por la que luchar o que yo deba controlar; no hay múltiples vidas, sólo hay la Vida, la que silenciosamente está sucediendo y fluyendo, tal como lo hace ahora mismo, aquí mismo,  que, por cierto, cuando la liberación de la mente se ha completado, nos regala la visión natural, la visión de lo que Es, que es a lo máximo que podemos aspirar como seres humanos. Eso, la Conciencia Presente, vasta y vacía de conceptos o etiquetas, es lo que somos.

 

annaserrat

 

 

 

 

Si estás aquí es por algo,

simplemente observa,

porque la magia

está en la observación.