El arte de la fotografía, evidentemente nos cuenta historias, más que lo que cuentan mil palabras, pero tampoco puede revelarnos lo que todo ser humano anda buscando: la verdad inalcanzable. Hay que ir más allá de cualquier imagen o de cualquier palabra no nacida del Silencio o de la raíz del Ser, por supuesto si queremos recuperar nuestro derecho innato, el don de la lucidez en la  Presencia del Ser, el don de poder ver, escuchar, intuir y comprender espontáneamente, más allá del conocimiento personal, intelectual o espiritual, aprendido o heredado. 

Puedes desplegar las carpetas laterales, si te apetece, porque ¡todo! absolutamente todo lo que encuentres aquí, está a un paso de revelarte el secreto escondido que se halla justamente dentro de ti, secreto que te conduce a tu verdadera naturaleza original; simplemente debes observar lo que ves con una mirada completamente limpia y renovada, absolutamente distinta a la que te tiene sometido la mente personal que separa, divide y excluye la Vida tal como Es, tal como se te presenta.