Ser.

 

El pie siente el pie cuando siente el suelo.

 

El camino no es el cielo, el camino es el corazón

 

La unidad solo se puede manifestar por lo binario. Pero la unidad en sí y la idea de unidad ya son dos.

 

Una jarra se llena gota a gota.

 

Aquellos que no han trabajado hacia la verdad, han perdido el propósito de vivir.

 

Cada mañana nacemos de nuevo. Lo que hacemos hoy es lo que más importa.

 

Es ridículo pensar que alguien más pueda hacerte feliz o infeliz.

-Buda-

 

 

 

Para conocer a tu verdadero Ser, simplemente debes estar dispuesto a conocerlo, debes estar dispuesto a escucharlo a través de todas las cosas o de todas las formas de vida que hay, en el corazón. Asumiendo voluntariamente la Unidad, sin ayudas externas, puedes fundirse con tu verdadero Ser.

 

Todo es Ser. Una casa no puede decir: -hola, soy una casa, estoy Presente y he sido pensada mucho antes de que pudieses ocuparme.  Un árbol no puede decir: Hola soy un árbol, no puedo hacer otra cosa que mostrarme tal como soy, no intentes verme mejor ni peor, ni intentes que te ofrezca mejores frutos de los que ya te estoy regalando, puesto que yo soy simplemente lo que ves. Un zapato no puede decir: hola soy un zapato, no puedo hablarte, pero mi función es que el pie no vaya descalzo. Un bolígrafo no puede decir: -hola, soy un bolígrafo, no puedo escribir sin la mano que me sostiene y sin la inteligencia que mueve la mano. Una taza de váter no puede decir: Hola, soy una taza de váter, sin mí, el cuerpo no podría sentarse cómodamente para hacer sus necesidades más básicas. Una flor, no puede decir: Hola, soy una flor, no puedo ser distinta, ni más hermosa ni menos divina, simplemente soy tal como me ves, si te reconoces a través de mi, tal vez redescubras que lo que buscas está ahí mismo, jamás se ha perdido. Todo, absolutamente todo es Ser. Las palabras o los conceptos no pueden decir: -Hola, somos tus palabras o los conceptos que utilizas para redescubrir al Ser Uno, sólo estamos apareciendo para indicarte, para que puedas recordar y conocer que solo hay Ser. El silencio es silencioso, pero no mudo. Si no vemos que para el Ser Universal, tan importante es la herramienta cuerpo humano, como lo es un perro, un pájaro o una taza de váter, no hay maneras de ver lucidamente que la Vida es de nadie y se vive para nadie.  

 

Aquellos que han trabajado el Ser, saben que no hay ni una sola cosa que no sea Ser. Todo es Eso que ES, lo que la humanidad sigue llamando Dios. Lo más básico para ver y reconocer la vasta inmensidad del Ser que cada uno ES, es verse y reconocerse a través de todas las formas de vida que hay, puesto que ninguna de ellas es mejor o es peor, simplemente es Ser. Cada cosa es una manifestación de Eso que ES. Y no hay que acudir a las Universidades ni a las religiones organizadas para ver lo más básico y a la vez más fundamental, puesto que todo ES para redescubrir al Ser Uno. Todo lo que se nos manifiesta, todos los días, es un regalo, es la propia invitación para conocer lo que ES, la vasta inmensidad de nuestro auténtico Ser.

 

Yo no soy nadie como personaje, pero incluso la ignorancia o la ridícula creencia de ser algo o alguien que puede mover la vasta inmensidad del Ser, es esencial para reconocerme a través de todo y de todos. Simplemente Yo Soy el auténtico Yo Soy.

 

Todo es Ser, yo ya no debo mostrarse distinta a como yo soy, no debo cambiar para nada ni por nadie, simplemente Yo Soy. Cuando te has fundido con el Ser, lo que menos importa es como fui y como seré. Lo esencial es Ser lo que uno ya ES.

 

El Silencio inteligente y sabio, inherente a todo y a todos, es lo que nos conduce del miedo al amor, de la ignorancia a la claridad, de la esclavitud a la libertad, de la impermanencia a la permanencia, del personaje al Ser, del ilusorio yo al auténtico Yo.  Si hay puramente Ser, Presencia, no hay nada por lo que temer, dado que la Presencia del Ser es la única inteligencia que hay, todo lo demás es un sueño de amor para pasar del caos a la Presencia absoluta, que ya es consciente de sí misma, que ya permite que la existencia sea tal como ES. Todo y todos es la iluminación.

 

No hay una inteligencia separada de nada ni de nadie, no hay un genio o un sabio que deba labrarse un destino, un camino para llegar al cielo, ni hay nadie que tenga las capacidades que cree tener para mover la vasta inmensidad del Ser. Solo podemos fundirnos con Él, dejarnos vivir, dejarnos llevar, dejarnos sorprender. No nos sucede nunca nada malo en la Presencia del Ser, pero ¡esto! o ¡aquello! tal como lo ves, es tu invitación personal para redescubrir a tu verdadero Ser a través de la visión de Eso que  ES, puesto que sólo hay Ser, el eterno, impersonal, incondicional, natural e inmutable Silencio, desde el cual fluye toda la manifestación, todo fluye espontáneamente como amor incondicional del Ser. 

 

¡¡Gracias!!!