Sé una luz para ti y el mundo lo agradecerá, porque el concepto mundo jamás podrá definir ni explicar la vasta inmensidad del Ser. El Arte del corazón está en ti.

 

Admiro y me enamora, sin envidiarla, sin querer poseerla o sin querer retenerla para mí, la dicha y la alegría de cualquier ser humano, porque como hijo de la vida que es, se la merece, igual como se la merece todo hijo inocente, todo ser de la creación.

 

Nadie, y cuando digo nadie es nadie, tampoco yo como persona, puede darte lecciones de vida para recuperar la inocencia perdida y la luz original de tu verdadero Ser.

 

El mejor sabor de boca, es el que queda cuando has expresado lo que siente el corazón noble, inocente, puro y original del Ser.

 

Nadie debe devenir más iluminado o más espiritual que este instante presente, tan vital, tan puro, tan lleno de vida y tan lleno de amor.

 

MI único anhelo es que cada ser humano pudiese ser una luz para sí mismo.

 

Fingir saber lo que va a suceder dentro de cinco minutos, cuando nadie lo sabe, es intentar contaminar y manchar la luz original e inocente del Ser.

 

 Decirte que eres bueno o que eres malo, eso es una calumnia. Tú no eres ni bueno ni malo, simplemente Eres VIDA, Eso es lo que Eres, ordinariamente y extraordinariamente Eres Vida.

 

Por el mero hecho de haber nacido, te mereces vivir en la paz profunda del Ser, en la Presencia, donde se ven las cosas con luz original, tal como son, con la forma natural de verlas, nada que ver a como la mente las deduce o las imagina.

 

En mi fuero interno, desde que me arrodillé para pedir mi segunda oportunidad, he aprendido a no calumniar a ningún ser humano, porque esa calumnia recaería sobre mí. Cada ser es una expresión única, perfecta, irrepetible e indefinible del Ser UNO.

 

Si cada ser humano viese su auténtica luz original y lo fácil que es vivir, el mundo en el que aparentemente convivimos todos, se convertiría en una balsa apacible para vivir.

 

La Naturaleza real de Lo Que ES, es inocente, sólo le molesta a la mente ilusoria que está siempre soñando y debatiéndose con lo que no es, con lo que aparentemente fue o será.

 

Si consiguieses ser una luz para ti, dejarías de inmiscuirte en el mundo de la imagen, lo dejarías en paz, tal como está, porque el drama eterno es no ver que nadie necesita ayudas como cree necesitar para vivir. Estamos siendo vividos en el siempre aquí, en el siempre ahora. Somos la Vida, no personajes. La persona por la cual nos tomamos, sólo es un sueño de amor de la Vida.

 

Míratelo todo, como si fuera de la naturaleza de un sueño, como si fuera una película que precisas para el despertar de la Consciencia, encuentra el Silencio inteligente, la sabiduría innata del no saber, y despertarás de la hipnosis a la que nos tiene sometidos la mente que personaliza la Existencia. Existir significa Existir. Ser significa Ser. Vivir significa vivir, no hay nada personal en la impersonalidad de la Existencia, y eso tan fácil, se ve o no se ve.

 

Copiar, imitar, plagiar, falsificar, calcar, apropiarse y reproducir las mismas conductas de siempre, las que se heredan de generación en generación desde hace siglos para apoyar el drama eterno de la humanidad, eso es vivir solo informados. El auténtico conocimiento nace de la experiencia personal, cuando uno asume su totalidad de manera íntima y plena, sin ayudas externas.

 

Aun sabiendo que todo es un auto recordatorio, aun sabiendo que a la Vida no la instruye nadie, aun comprendiendo que somos exactamente lo mismo, no me jubilo en el intento de compartir esta invitación que resuena, o no, únicamente en el corazón, sólo por amistad, dado que la mente siempre la rechazará. Sólo se comparte para que veas que nada ni nadie puede robarte tu luz original. Sólo cuando te sientas preparado, ábrete al Ser siempre presente, y con la ayuda de Lo Que ES déjate vivir, déjate Ser, porque nadie puede hacer por ti lo que YA ERES y lo que debes acabar haciendo tú.

 

La Vida, muy inteligentemente, juega con las palabras que son de nadie, se deleita con ellas, para hacernos ver que nadie va a poder detener ni interrumpir esa danza perfecta de la Nada. Todo aparece y después desaparece dentro de la rueda eterna de la Existencia, excepto lo que en verdad somos,  Presencia Consciente de sí misma, Consciencia Pura que consiente que la Existencia sea como Es.

 

Con amor, más allá de las palabras, porque todas ellas sólo nos sirven de indicadores, apuntan y señalan para la información intelectual, te abrazo en nuestra eternidad.