Perfecto sinsentido,  magistral sin propósito.

 

 

No le puedes pedir a la vid que su producción sea como la de un manzano. Tú tampoco puedes exigirte ser distinto a como te ha creado la Vida, no puedes producir lo que no eres, ni puedes regalar lo que no tienes, ni sentir lo que no sientes, ni intuir lo que no intuyes, ni percibir lo que no percibes.

 

Amigo y compañero de viaje sin retorno en lo desconocido de nuestro verdadero Ser, si tu corazón se siente agotado de tanto intentar ser feliz, si te sientes herido y harto de tanto ceder el poder a líderes mundiales, a maestros espirituales que predican sin asumir su totalidad en la unidad, si estás harto de falsos gurús que cuentan ser visionarios pero ves e intuyes que instruyen a sus adeptos sin ver que todo es un auto recordatorio, si te das cuenta del falso poder que tienen las estampitas de papel o las imágenes de yeso, si te tas cuenta de cuanta hipocresía hay en las doctrinas escritas para vivir organizados, con dudas y miedos metidos en el cuerpo, sin consciencia plena de lo que es la Unidad, si ves que hay multitud de libros escritos para seguir en el teatro necio y popular, sin ton ni son, es que ha llegado tu hora de descansar en EsoQueEs, ha llegado tu momento de sanar todas tus heridas, pero no buscando por ahí más recetas mágicas o más sucedáneos, sino descansar en tu verdadero Ser, permitiéndote ser, porque simplemente buceando en tu intimidad para atenderte tal como eres, amándote tal como te sientes, asumiendo conscientemente tu hermosa y perfecta imperfección, tus dudas o tus miedos, estás a dos pasos de hallar la auténtica paz y felicidad sin causa, pero antes tienes que permitir sentir tu frustración, tus dudas, tus miedos y tu infelicidad cuando la sientas.

 

 Nadie necesita de ti que seas un imitador para ser lo que no eres, ni que seas más brillante o más perfecto, ni más divino. Tu auténtico Ser es original, es puro y completamente inocente, así ha sido y así será siempre. Tal como eres ahora mismo, tal como te sientes ahora mismo, tal como intuyes ahora mismo, todo en ti es perfecto, divino y adecuado. Así, tal como ahora Eres, aunque te sientas un desastre como persona, ya Eres una expresión única, divina y original del Ser Absoluto.

 

La mente por la cual te tomas no eres tu, amigo. La mente es un conjunto de herencias, imitaciones, recuerdos, memorias, sueños, ideales, metáforas, pensamientos desordenados, algunos caóticos, que heredaste o imitaste de tus padres, de tus maestros, de una sociedad, que nadie más puede ver, manipular, gobernar o controlar, ni tú mismo puedes ver si hay el hábito de vivir mecánicamente con inconsciencia para complacer a ese tal mundo de la imagen, con ausencia, sin visión lúcida de las cosas tal como son desde la Presencia de tu Ser.

 

Está bien sentirse roto, dudoso, perdido, hundido, partido, deprimido, resentido, con ira, enfurecido o dividido en dos, está bien sentirse un desastre de persona, no creas que no. El inmenso dolor que pueda llegar a sentir tu corazón, es el dolor más divino que hay, es el que está más cerca del Ser Absoluto, es el sufrimiento del autoengaño, es el dolor de vivir en la separación, son las heridas de hallarte perdido en medio de un caos que ha creado la mente que personaliza la Existencia, pero no creas que todo ese dolor o ese caos es signo de debilidad, es parte de ti, de tu totalidad, es un dolor que reclama ser visto y atendido con valor, con auténtico amor, únicamente con la Luz original de tu verdadero Ser, es un dolor que nadie más puede atender ni sanar. El Amor es comprensión lúcida, y no puede emerger de ti dicha comprensión lúcida si no te atiendes, si no te asumes ni te amas tal como Eres, sin imitación. No puedes vivir con auténtica inocencia, teniéndote por tu propio pie, si no atiendes tu preciosa intimidad, tal como te sientes a cada momento, a cada instante. Si no hay comprensión lúcida no hay auténtica sensibilidad ni auténtico amor, hay sensiblería, hay la creencia de ser media naranja, hay el sucedáneo de lo que la mente humana ha llamado amor.

 

El Amor ni se puede definir, lo inunda todo cuando emerge, y no es un sentimiento, ni es una emoción, ni un pensamiento o una pasión, el Amor Incondicional de tu verdadero Ser, es comprensión, es Luz, es Eso que lo ama todo de ti, absolutamente todo. Y cuanta más luz, o cuánto más amor puedas ofrecerte a ti mismo, más amor para los que te anteceden y para los que te preceden, más amor para aquellos que te acompañan en la aventura del vivir, porque todo y todos te están apoyando con tal de que puedas ver que no hay ninguna necesidad de ser distinto, ni hay ninguna necesidad de comportarte de una determinada manera para agradar o para ser mejor, tampoco hay ninguna necesidad de que te avergüences de tu auténtica sensibilidad e inocencia, ni de tus miedos o de tus límites sagrados, al contrario, son partes tuyas muy íntimas, muy únicas y muy preciosas, que te indican que ya no tienes que fingir más para vivir, para ser y estar. Cuando tu cuerpo cruje o dice no puedo más, es no puedo más, cuando tu corazón grita ¡basta! no hay porque poder, no hay que saber más. No tienes que huir de ti, de lo que sientes, de lo que intuyes, de lo que percibes. No tienes que imitar a nadie, ni a mí, no tienes que creer a ninguna persona, no tienes que darle poder a ninguna palabra, tampoco tienes que inventar imágenes ilusorias de luz para iluminarte, porque todo YA ES la iluminación, no tienes que autodefinirte visionario o maestro para impresionar a nadie, ya que todos vivimos magistralmente en lo desconocido de nuestro verdadero Ser, nadie sabe nada de nada de lo que va a suceder dentro de un instante, no tienes que hacer esfuerzos para vivir, no tienes que fingir, no tienes que luchar o rezar, no tienes que hacer acto de fe con imágenes ilusorias que vienen y van. Únicamente tienes que darte permiso para ser como Eres, para vivir, para sentir lo que sientes y, como no, para intuir lo que intuyes.

 

Si no puedes más con ese sinsentido de la Vida lúcida, con ese sin propósito inteligente, lo único que tienes que hacer es abrirte a la sabiduría innata e infinita del no saber de tu verdadero Ser, no anticiparte ni demorarte en tu paso a paso, en tu día a día, en tu momento a momento, para permitir que la Vida inteligente que se vive a través de ti, haga por ti, sin esfuerzo y con total facilidad, para que se revele a sí misma a través de ti, permitiendo así que te sorprenda y te empuje a ir hacia adelante en lo desconocido, hasta recuperar el don innato, la Presencia, que es la visión natural y lúcida de las cosas, para verlas tal como son, que no tienen nada que ver a como las reinterpreta, las imagina a las deduce la mente ilusoria que personaliza tu impersonalidad.

 

No tienes que aceptar la invitación personal de nadie, solo faltaría, demasiada ignorancia has aceptado ya por amor a la Vida, demasiados aparentes siglos son ya, de herencias envenenadas, de imitación, de nudos familiares, de copiar y pegar, simplemente acepta la llamada de tu corazón, se inocente y original amigo, conscientemente, y el mundo de la propia creación cambiará, mejorará y te lo agradecerá como por arte de magia, porque la auténtica felicidad se consigue siendo lo que uno ya ES, no teniendo o reteniendo, no poseyendo nada para aparentar ser una cosa distinta a Lo Que Es.

 

Vivir en la paz profunda del Ser, es un dejar ir todo lo viejo, machista, feminista, preestablecido, arcaico y caducado, todas las resistencias a ser feliz, es dejar ir todos los sepulcros blanqueados que uno haya retenido en la Consciencia, todos los nudos emocionales y familiares, para así reconstruir tu nuevo templo íntimo y sagrado, para contribuir con todo lo nuevo y reluciente de cada día, para saber agradecer el milagro constante de la Luz, porque incluso un simple bostezo es de agradecer, todo lo que se nos regala. 

 

No le busques ningún sentido ni ningún propósito a la Vida, porque mientras lo buscas, más te lo pierdes todo. El único sentido que hay es vivir, y el único propósito es Ser. Cuando uno ha asumido su totalidad y ha visto la Unidad, te das cuenta que todo es un auto recordatorio para evidenciar que no hay error en nada, hay perfección en todo, incluso en la supuesta imperfección, incluso en el caos.

 

Este mensaje sólo puede resonar en el corazón, no es para el intelecto que personaliza la impersonalidad de la Vida, con lo cual no lo poseas ni te creas nada, simplemente sé tu, ve de la mano de la Vida lúcida que se vive a través de ti, vive como un niño, con confianza plena y sin miedo a que te hagan más daño, sin miedo a hacérselo a nadie, porque la impersonalidad que en verdad  Eres está muchísimo más allá de acciones buenas o de acciones malas, muchísimo más allá del bien y del mal, y más cerca de ti que la piel. El auténtico paraíso y el auténtico Amor, lo que en verdad todos buscamos, es lo que YA somos en nuestra verticalidad, es nuestra auténtica LUZ o naturaleza original, es la Presencia, la única constante que hay. 

 

 

¡¡Gracias!!