Este maravilloso caos de la humanidad en el que estamos todos inmersos, en el que todos, de alguna manera u otra, estamos participando, se mantiene en perfecto orden y equilibro, lo vea o no lo vea la mente ilusoria que personaliza la existencia, porque esta vasta inmensidad que llamamos mundo o Universo, cada cosa y cada ser, está en manos de su creador, de la Unidad, y la Unidad no hace otra cosa que auto equilibrarse, auto regenerarse y auto ordenarse. Simplemente es maravilloso redescubrir que cada uno ya es el uno buscándose a sí mismo, a través del aparente drama. Cuando te sucede el despertar es fantástico y maravilloso comprender lucidamente que eres el UNO, después de tanto tiempo creyendo o imaginando ser dos.  

 

La Unidad no tiene ideales, deseos, ni anhelos personales, no los necesita, no debe comprometerse con nadie, ni tampoco debe agradar o ayudar a nadie, simplemente YA ES. Sólo existe la Unidad, así que aquí no hay nadie tratando de ayudar a personas  a mantenerse en la creencia de ser dos, ni hay nadie que trate de hacer que personas se conviertan en iluminadas, ser persona es un ideal y el mayor obstáculo, todos los seres humanos ya son la Unidad, precisamente cada uno es el verdadero amor. Y, el Amor de todos los amores es compartir lucidez y exponer la confusión inherente a todos, pero no hay nadie aquí que comparta nada, ni nadie que tenga un interés especial con nadie, simplemente es un mensaje que surge de la Nada y se dirige a la Nada que cada uno es. Lo que en verdad soy, el Ser siempre presente, ve este mensaje y sabe perfectamente que no tiene ninguna intención, ninguna relevancia ni ningún sentido o propósito. Este mensaje carece por completo de compromiso, simplemente es un compartir ¡esto! que es de todos y de nadie, es expresar una comunicación con profunda compasión. Intentar agradar o pretender que me aplaudan o me entiendan más de lo que cada uno pueda entender, es manipulación. Por supuesto, ambas cosas las consiente la Unidad, simplemente aquí ahora no se habla del tiempo que hará mañana ni de futbol, no se le habla al ego ilusorio, no se habla de enseñanzas duales, ni de religiones o políticas organizadas, porque de ese tipo de conocimiento ya todos lo adquirimos intelectualmente en la  niñez, sencillamente se comparte un conocimiento que es inherente a todos, a todos sin excepción, independientemente de las razas, las culturas, las religiones y las tradiciones que cada uno asuma en la consciencia, aquí se habla de una única inteligencia y sabiduría, que es la de todos y de nadie.

 

A lo largo de los aparentes siglos, la Unidad, ya ha comunicado este tipo de mensajes tan radicales y fulminantes para el despertar de la consciencia, para aquellos que de alguna manera suplican una segunda oportunidad para dejar de sufrir ¡inutilmente! con el sentimiento de propiedad que tanto dolor nos produce a todos. Lo que se ve y se comprende de manera lúcida es que hoy en día ya se comunica de un modo muy abierto, sin tanto teatro,  sin ocultismo y por supuesto sin tanto misterio sin resolver, como aparentemente, sólo aparentemente, sucedió hace unos siglos. Ahora todo se va desarrollando de una forma más directa y muchísimo más clara, con más facilidades para todos, porque ya no se tiene que ir en busca de recetas mágicas, ni en busca de nada o de nadie para poder despertar, no hay que ir a ninguna parte del mundo para acabar viendo que el despertar es íntimo, personal e intransferible. Simplemente si uno está abierto a la posibilidad de que le suceda, YA ES. No se tiene que mantener ninguna enseñanza religiosa en la cabeza, ni se deben consultar libros duales de enseñanzas oscurantistas para que se nos regale la visión lúcida. Cuando sucede la visión queda claro desde el primer momento, su naturaleza es indescriptible, simplemente se recupera la lucidez y uno sencillamente reconoce de donde emergen esas palabras y este tipo de mensajes inherente a todos. Más directa y más clara la comprensión no puede ser, porque todo emerge de uno mismo, de esa nada infinita, permanentemente presente y permanentemente conectada a lo absoluto. Simplemente y llanamente lo que sucede aquí mismo es LoQueES. Cada una de nuestras preguntas quedan resueltas y con respuestas lúcidas cuando uno descubre que no hay ninguna parte a donde ir, porque en realidad no hay a donde ir, siempre estamos en casa, siempre estamos presentes, siempre somos la Unidad.

 

Si no te ha sucedido la visión lúcida todavía, con todo su esplendor, mantente en la CONFIANZA  sin condiciones y sin límites en ESO que ES ya en ti, simplemente llegará un momento que comprendas que lo que aquí se comunica es impersonal, está más allá de un tu y de un yo, de tu mente y de tu corazón. Lo que aquí se comparte y se intenta comunicar es que no hay nada que uno deba analizar o psicoanalizar, porque la visión lúcida te lleva a comprender que no hay nada que uno deba comprender. LA mente personal sólo vive de memorias, ideales, recuerdos y sueños, y eso es lo que más nos hace sufrir porque nos aleja del Ser. Personalizar la existencia es vivir crucificado entre ayeres y mañanas inexistentes, pero tu no eres la mente personal que vive en la horizontalidad del tiempo que no existe, ni eres la historia o el relato que te cuentas en la cabeza, tú simplemente ERES este instante vivo, ya sucedes, ya existes en la verticalidad de la Vida, en el siempre hoy, porque no has dejado de ser ESO que ES. Lo que más anhelas recuperar, YA ES. 

 

La mente, al personalizar la existencia y al no tener luz propia, siempre negará la no existencia del tiempo y siempre rechazará la impersonalidad de la Vida, por eso lo inventa, lo reinventa y se recrea en los aparentes, sólo aparentes siglos y siglos de sufrimiento colectivo, porque no puede ver nuestra auténtica naturaleza original. Pero cuando es vista lucidamente por ESO que verdaderamente somos, simplemente deja de sentarse en el trono de su más profunda ceguera e ignorancia, simplemente deja de controlar y de manipular todo lo que hacemos, todo lo que sucede, deja de controlar o de gobernar al Ser.

 

Cuando ese impulso infantil de retener una historia personal en el tiempo, desaparece, porque se ha visto la no existencia del tiempo, la no existencia del personaje por el cual nos tomamos, y la no existencia del relato, ya ves que todo relato personal es parte de la representación de este gran fascinante y maravilloso caos de la humanidad, puesto que está basado en la convicción más arraigada y necia de todas, la de imaginar o creer que hay alguien o algo en el cuerpo separado de la Vida, algo o alguien que debe dirigir, controlar o gobernar al Ser, alguien que debe ir en busca de un más allá, siempre en busca de un más allá, más allá del eterno día de hoy, siempre más allá del eterno instante presente. Cuando eso es visto con total lucidez y desaparece la sensación de ser algo o alguien que vive en un cuerpo, totalmente separado de la impersonalidad de la Vida siempre presente, ya se deja de mantener en marcha esa rueda eterna de profunda ceguera e ignorancia que genera ese gran teatro de un aparente caos mundial.

 

Todas esas tragedias que vemos aparecer en el mundo aparente en el que vivimos, todos y tantos dramas, todas las guerras y las violencias, no acabarán nunca, continuarán sucediendo o apareciendo, aunque cambien los nombres, las luces, los escenarios, los decorados, las imágenes, las enseñanzas, las políticas, las enfermedades o todo lo que sea que se le ocurra a la mente humana que quiere adueñarse de su creador. Esa gran representación, podríamos llamarla gran broma cósmica, no acabará nunca, ya puedes hacer los esfuerzos que quieras que permanecerá a lo largo de los aparentes siglos de humanidad, porque la inmensa mayoría de gentes que vive identificada con el ego que quiere adueñarse de su creador, vive convencida de que hay algo o alguien en el cuerpo, algo o alguien que imagina que su vida es lo más importante del mundo mundial. La Unidad mantiene ese maravilloso caos de la humanidad, para que se acabe viendo que la Vida no tiene ningún tipo de propósito ni sentido alguno, todo está permitido y amado incondicionalmente en el siempre aquí y ahora,  precisamente esta falta de propósito es su más extraordinaria belleza.

 

Sólo en la muerte de un cuerpo hay la evidencia clara de que jamás ha habido un personaje metido en un cuerpo, hay la evidencia de que sólo hay UNIDAD. La muerte en vida del personaje por el cual nos tomamos que sufre inútilmente por lo que no es, sólo es posible si uno se rinde ante la vida para verlo todo lucidamente tal como ES. NO debe morir un cuerpo para verlo. Todo está más allá del cuerpo. Jamás ha habido algo o alguien en el cuerpo, ni jamás ha habido un más allá. Y lo más curioso de todo, es que lo que buscamos, lo que más anhelamos recuperar, siempre ha estado delante de la nariz, siempre YA ES.

 

Deja las estupideces de egos que dicen ser maestros iluminados, de los que te hablan de varios niveles de iluminación, de karmas, de chacras, de almas, santos y espíritus, de reencarnaciones y chorradas, sólo para mantenerse en el papel de personajes importantes, precisamente es lo que más nos hace sufrir, y simplemente ábrete a la NADA, a la simpleza de ver que todo YA ES, que todo es tal como ES, que no tiene nada que ver a como lo imaginamos, ni nada que ver con  lo que aprendimos, imitamos o copiamos. Nada es como imaginamos que debería ser o suceder, Todo ya ES tal cual ES. Más simple no puede ser. La auténtica naturaleza original es lo más simple y evidente que hay. No hay que hacer tanto y tanto circo si uno realmente quiere despertar. Lo que buscas ya es,  ¡esto! YaEs, no tienes ni que esforzarte, ni que rezar o meditar, todo YA ES, todo ya sucede, todo se va desarrollando con muchísimo AMOR, con muchísima LUZ y perfección.  La felicidad sin causa jamás, jamás se ha movido de ahí, de la presencia del Ser en la que siempre estás. Es tan simple, tan inmediato, tan gratis y natural, tan accesible a todos el despertar.  Es ver que sólo es ¡esto! lo que ES. La maravilla eterna de lo que es, la verdad inalcanzable es a lo que se refieren todas las enseñanzas duales y todas las religiones de este mundo que han intentado adulterarlo todo, hacer un circo sagrado con tal de mantener el sentimiento de propiedad. Han ocultado la esencia de la verdad a más no poder, porque ninguna palabra puede definir ni alcanzar ESO que YA ES. Hay que ir más allá de las palabras y de las imágenes, simplemente es un dejarse envolver por el Silencio eterno e innato, donde podemos fundirnos con lo que todos buscamos.

 

La muerte del personaje, precisamente es la mayor celebración de la vida, significa apagar las luces de la más profunda ignorancia humana porque ha aparecido la Luz eterna de la Vida. La verdad inalcanzable está aquí mismo, pero todo lo demás, incluso estas palabras, ya te separan de ELLA. Tu ya ERES ESO que ES, jamás has dejado de serlo. No es necesario hacer nada, es lo más simple, natural y ordinario que hay en el mundo, no conviertas este descubrimiento tan íntimo y tan maravilloso en algo muy complicado, aburrido o algo más trascendental y divino de lo que ya es, simplemente déjate sorprender, déjate vivir, déjate llevar, permite al Ser, ser tal como ES. Mira, para que puedas entenderme, más allá de las palabras, es un ver la Vida tal como es, verla manifestarse, observarla simplemente, más que intentar comprenderla, analizarla, psicoanalizarla,  enseñarla, ayudarla, gobernar, controlar o cambiar lo que nadie ha podido ni podrá. Es un dejarse sorprender en esa ventura fascinante del vivir ¡sin nada! sin que debas cambiar para nada en absoluto. Todo ya Es. Fíjate tú, lo que hacemos cuando creemos ayudar a personas a ser personas, nos sumamos a la Ley de los opuestos, las apoyamos para que sigan sufriendo con el drama eterno, con lo más inútil que hay, las alejamos del milagro sin fin. En lugar de reyes magos consumistas para nuestros hijos, sería preferible enseñarles los auténticoss regalos, los auténticos dones y tesoros de la vida. Si les enseñamos a observar, simplemente a observar, seguramente se reconocerán mucho antes, y dejarían de sufrir inutilmente con la LEY de los opuestos intentando manipular para comercializar con la existencia.

 

En realidad, la Vida que se vive a través de cada ser humano ya está despierta, la que no lo ve es la mente humana. La mente siempre intentará llenar la cesta de mimbre llamada ego personal con la misma agua estancada de porquería, con el mismo drama de siempre, con siglos y siglos de guerras y sufrimientos inútiles, con las mismas gilipolleces inexistentes, por eso nunca lo consigue. Cuando se ve, ya no hay nada más por lo que uno debe preocuparse.  se deja ese tal mundo tal como está, en manos de su creador. Siempre estamos en casa.

 

¡Gracias!