Gracias por tu auténtica Luz, gracias por tu inmenso amor.

 

Ningún amanecer es igual, y jamás te puede pillar desprevenido si lo miras todo con los ojos del amor.

annaserrat

 

Si permaneces libre de dolor, no habrá dolor en ninguna parte. El problema ahora se debe a que ves el mundo externo a ti y piensas que hay dolor en él. Pero ambos, el mundo y el dolor, están en tu interior. Si miras hacia adentro, no habrá más dolor.

 

El poder que te creó a ti, también creó el mundo. Si puede cuidarte a ti, también puede cuidar al mundo. Si el auténtico Dios creó el mundo, es asunto de Él hacerse cargo del mundo, no tuyo.

Ramana Maharshi

 

Quien conoce el secreto del auténtico Amor, en todo lo que ve y se le manifiesta, mire a donde mire, escuche lo que escuche, lea lo que lea, diga lo que diga, sea como sea su comportamiento, se encuentra amor Universal. Al auténtico amor, ningún concepto lo puede definir, poseer, retener o enseñar. El amor verdadero no es un concepto ni tampoco es el clásico romanticismo, la sensiblería o el sentimentalismo que vemos en las películas.  El auténtico amor no es una energía concreta ni una idea preconcebida del bien o del mal, tampoco es una creencia de cómo uno debe mostrarse o comportarse, no es cuestión de bondad o de maldad, ni es cuestión de melancolía, sacrificio, esfuerzo o pena, su naturaleza es alegría infinita, no tiene nada que ver con lo que pueda presuponer o imaginar cualquier mente que divide y separa la Vida en dos.

 

El auténtico Amor no es palpable, pero se hace sentir, es silencioso, pero no mudo, jamás puede ser irreverente, desordenado, desatento o insolente con nada ni con nadie, tampoco debe legalizarse u organizarse para nadie porque no es caótico, para nada es egoísta porque no persigue éxitos personales como si los persigue cualquier mente humana, jamás ha precisado ayudas ni ha mendigado nada. El amor no puede ser algo que se aprenda de una organización, sea religiosa, tradicional o política, porque de por sí ya es delicado, reverente y respetuoso con todas las criaturas del universo. El auténtico Amor lo consiente todo, lo permite todo y lo ama todo, y no te hará sentir jamás culpable ni irresponsable, dado que no precisa ni necesita ningún manual de instrucciones, ni ningún libro de enseñanzas, ni ningún maestro, religioso, científico o Universidad, tampoco precisa un psicólogo o un terapeuta para amar incondicionalmente a toda la creación.  El Amor siempre, siempre, siempre está Presente, su Presencia es altamente pura e inocente. Es un sacrilegio total y absoluto no permitirle su calidad indefinible de alegría, amistad, estima, aprecio y auténtica sensibilidad,. Cuando lo encuentras se sabe porque lo inunda todo, no se puede eludir su naturaleza amorosa, totalmente indescriptible o indefinible. Te abraza y te acoge sin que nadie tenga que ser distinto a como ES. Sólo el Amor Incondicional de mi verdadero Ser me ha hecho el inmenso favor, día tras día, de conocer las maravillas ocultas en el corazón puro de todo ser humano, puesto que todo va más allá de la mente y el corazón que personalizan la existencia, del individuo por el cual nos tomamos que divide y separa la vida en dos. El Amor habla siempre con absoluta sabiduría, con la sabiduría infinita que es inherente a todos. Cuando se está preparado para escucharlo en el corazón es cuando dejas de buscarlo en el exterior, porque jamás, jamás, jamás está distante ni se encuentra en otra dirección ni en otro lugar, siempre está ahí, siempre está en el epicentro de todo suceso y de todo acontecimiento, siempre está en cada cosa y en cada ser, abrazando y amando la propia manifestación, todo lo que ES.

 

El secreto del auténtico Amor que queda oculto dentro de nosotros, tan sólo puede desvelarse cuando permitimos que el maravilloso misterio de la Existencia sea tal como ES, porque el amor incondicional de nuestro auténtico Ser, mana sin detenerse, nos abraza constantemente tal como somos. Únicamente cuando vemos que no hay una inteligencia separada de nada ni de nadie, o cuando permitimos que la Vida se nos manifieste tal como ES, tal como se vive a través nuestro, tal como  se nos presente ¡siempre! desde el inmutable, espontáneo e impersonal Silencio, es cuando uno percibe, siente y se ofrece desde ese fluir constante, dónde únicamente se hacen las cosas por amor a la Vida.  

 

En realidad, a lo que en verdad somos, a nuestra auténtica naturaleza original, no le sucede nunca nada, simplemente la mente intenta ocultar el secreto abierto que se mantiene oculto. La mente como sabe que tiene fecha de caducidad, siempre pretende que no veas  que eres amor incondicional en acción, pero diga lo que diga tu mente o cualquier mente humana que quiera reinar para la ignorancia, jamás podrías dar un solo paso sin el Amor. Entre tu y el Amor no hay separación, la separación tan solo es aparente, la separación y la división lo crea la mente dual para que no veas nunca que eres una expresión única, irrepetible y divina de lo infinito de tu verdadero Ser. Eres Luz y Amor, jamás has sido un personaje creado por la mente, la persona por la cual te has tomado, eres muchísimo más que un simple sueño de amor. Eres la Vida, la máxima inteligencia, la máxima verdad, el máximo amor.

 

Si, ya lo sé, no tenemos forma en lo infinito e impersonal del Ser, siempre estamos en casa, más allá de la mente imaginativa, porque toda forma, toda palabra, todo concepto y toda imagen o historia, sólo se precisan para el despertar de la Consciencia, porque cuando la consciencia ha despertado te das cuenta que no ha despertado nadie, simplemente te has fundido con el Amor Incondicional del Ser, has regresado a la Luz, al propio hogar, dado que en la Presencia del Ser sólo hay paraíso, no debe cambiar nada de nada en absoluto, jamás hemos vivido en el cuerpo, el cuerpo es la herramienta que precisamos para atravesar la propia oscuridad que ha creado la mente dual e imaginativa que presupone gobernar el cuerpo. Cada ser humano es una eternidad, una inmensidad de Vida inteligente siendo vida. La Vida es un aparente viaje en lo que nuestra mente llama tiempo y mundo, pero mientras creemos que somos personajes o individuos separados de la fuente de todas las cosas, tratamos de hacer que nuestras vidas funcionen mejor o que sean lo más positivas posible, nos movemos por el aparente mundo de la imagen que nuestra mente percibe allá afuera, aparentemente externo a uno mismo, sin ver que cada uno tiene la experiencia que necesita tener para unir en matrimonio la polaridad mente con la polaridad corazón. Independientemente de los propios esfuerzos para conseguir que dicho equilibrio sea posible para dar con la luz original, el aparente viaje en el tiempo sólo tiene un propósito: -el despertar de la consciencia para recuperar nuestros dones innatos como seres humanos, invitarnos a ver y a conocer que hay otra posibilidad de vivir sin drama y sin sufrir.

 

Todo lo que se manifiesta es para la realización del auténtico YO que vive en la verticalidad. Cada uno de nosotros es la verticalidad del la Vida, del auténtico Yo Soy. Cada uno es Luz eterna y Amor Incondicional, siempre presente. Somos EsoQueES que intercede todo lo horizontal en el tiempo que no está presente, todo pasado y todo futuro que no existe. Somos Luz atravesando la propia oscuridad, somos Amor incondicional que abraza y acoge  la propia experiencia ordinaria y cotidiana, por eso no nos sucede nunca nada, todo está más allá de la mente que ignora al Ser y que intenta gobernarnos. Pero por más que lo intente, no podemos dejar de ser nuestra auténtica naturaleza original.

 

Por eso digo que jamás me adjudicaría el mérito de nada porque es gracias a todo y a todos que la Consciencia se oscurece y gracias a todo y a todos que la Consciencia puede despertar. Todo me ha servido para encontrar el secreto oculto del amor, para ver la vasta inmensidad de mi amado Ser, hasta fundirme con Él.

 

No es el mundo exterior lo que debe cambiar, el mundo de la imagen es el drama eterno de la humanidad para que la consciencia pueda despertar. Ese tal mundo conceptual y el aparente viaje en el tiempo, lo precisamos para que se nos pueda revelar tan maravilloso misterio y tan fascinante secreto abierto a todos, porque queda oculto en nuestros corazones hasta que veamos y reconozcamos de manera íntima, personal e intransferible la vasta inmensidad de nuestro amado Ser.

 

¡¡Gracias!!