·               Toda experiencia es de la naturaleza de un sueño. Sal de él, y lo verás todo con los ojos del amor,  tal como es, reluciente y verdadero.

 

·               Todo aquello que aparece ante mí, si lo miro sin intención de poseer o  retener nada y sin temor, pierde la sustancia que la mente le da.

 

·              Mientras uno no se libera de su propia ilusión, suele sentirse competente e importante, así es como se pierde el auténtico propósito de la vida.   Porque la vida no tiene ningún sentido y ningún propósito, el único propósito es VIVIR sin más, sin miedo a perder nada y sin temor alguno a morir.

 

·         Si quieres formular preguntas, sólo pregunta: ¿quién soy yo? Tal vez, descubras todo lo que no eres, así podrás acercarte al Yo Soy.  Nadie es ¡esto o aquello!, nadie es una colección de pensamientos, ni es una apariencia, una cosa, un concepto, una imagen, una ilusión, un suceso o una situación.   

 

·               El cuerpo únicamente es la herramienta del Yo Soy, no es el Yo Soy. El cuerpo jamás puede ser el Sí mismo. El auténtico Yo Soy, es lo que da la sensación de estar metido en el cuerpo, pero el Yo está en todas partes, observe lo que observe, allá está el auténtico YO. El Yo no es algo tangible, ni es alguien que posea una colección de cosas.

 

·         No tienes que hacer ningún tipo de esfuerzo para alcanzar la Verdad inalcanzable del YO. Ella no puede ser atrapada, no puede ser retenida, no puede ser enseñada, no puede ser aprendida ni puede ser poseída. Ella YA ES. Precisamente es lo que queda después del sueño del ilusorio yo, después de la falsa imagen que ha creado la mente. La Verdad es todo y es nada, siempre está más allá de lo que ha sido negado e ignorado.

 

·              La ignorancia, al no ver que ignora o niega al Ser, únicamente puede trabajar duro y ganar mucho dinero para pagarse la más profunda enfermedad, que no es otra cosa que creerse el centro del Universo. No hay ni una sola experiencia en el mundo aparente que sea verdadera, sólo es verdadero el Yo Soy, la Presencia del  Ser. 

 

·         El único problema que hay es que la mente es adicta a personalizar y a poseer la experiencia. Cundo esta adicción desaparece, se abre un mundo muevo.

 

·         Los recuerdos nunca son reales. Lo real es siempre vital y natural, solo puedo ser ¡ahora!

 

·         Es tan inmediata nuestra auténtica naturaleza original, que se convierte en un misterio profundo, oscuro y enrevesado para la mente ilusoria que niega e ignora al Ser.

 

     * La aventura del vivir con la sabiduría innata del no saber, consiste en ir más allá de la mente ilusoria. Vivir en lo desconocido es un gozo, se mire por donde se mire la Vida, nunca estás más lejos ni más cerca del eterno instante presente, es una maravilla.

 

·         La ilusión de todo hombre es creerse superior, más iluminado, más bueno, más santo o más inteligente que cualquier otra cosa del Universo. Madre mía, cuando lo ves todo con los ojos del amor, sólo puedes reírte de la ilusión.

 

·         Ilusión, que palabra tan real, la misma palabra lo dice todo.

 

·         Sin amor, todo es malo. Con amor, todo es belleza.

 

·         Mío, tuyo, suyo, nuestro, vuestro…., son las palabras más comunes que suele utilizar la mente ilusoria. La Vida es de nadie, jamás será de algo o de alguien. No existe un yo metido en el cuerpo, existe alegría infinita en el corazón del auténtico Yo Soy, que no puede ser alcanzado, sólo puedes conocerlo hasta fundirte con Él.

 

·          Lo infinito del YO solo puede ser tomado con fe infinita e inquebrantable.

 

·         Nuestro corazón siempre es alegre, inocente, puro y verdadero, todo lo que nos aleja de nuestra naturaleza original, debería ser desechado voluntariamente.

 

·         Cuando creí ser alguien, estaba segura de muchas cosas, ahora que no estoy segura de nada, fluyo liberada y feliz. Simplemente vivo en lo desconocido, permitiendo que  suceda la Vida tal como Es, tal como se manifiesta en el corazón, es así como veo, conozco y comprendo espontáneamente las cosas tal como son,  nada que ver a como las imaginaba cuando las veía con tanta seguridad.

 

·         La inseguridad es lo que más me ha acercado a descubrir lo que en verdad yo soy.

 

·                 Por nada ni para nadie, volvería a la imitación. La Vida es para descubrirla en la intimidad, no es para permanecer hipnotizado con la comodidad heredada de lo popular y conocido. Precisamente en lo popular y conocido está el drama eterno de la humanidad. El milagro sin fin empieza a florecer cuando uno descubre la Vida tal como Es.

 

·         Yo Soy, significa: ser lo que ya es, únicamente ser lo que uno ya es. Yo no puedo ser otra cosa que Yo Soy. Nada puede definirme, ni nadie puede verbalizar la vasta inmensidad del Yo Soy, porque simplemente ya ES, ya es, ya es. El relato en la cabeza no es el Yo Soy, sólo es un relato, una ilusión, un juego inteligente de luz y oscuridad que se precisa para que la consciencia pueda despertar del sueño hipnótico.

 

 

·             El auténtico conocimiento es conocerse uno mismo a través de la naturaleza del YO. Conocerse  es madurar, es amor, es desapego y es  libertad.