Duda de todo y de todos, incluso de tu mente, menos de la Vida inteligente y lúcida que se vive a sí misma a través de ti, menos de lo que resuena perfectamente bien en el corazón.

 

Si pudiera resumir lo que la Vida Es, lo resumiría así: La Vida es la visión de EsoQueES, es lo que sucede delante de las narices, mientras la mente construye castillos de arena en el aire, o mientras se está haciendo cábalas u otros planes.

 

Puedes pasarte toda la Existencia analizando e intentando reinterpretar lo que es de nadie, intentando conocer lo que se vive plácidamente bien a través de ti, para nadie, puedes romperte la cabeza intentando comprender lo que no se puede comprender ni verbalizar, porque la Vida lúcida es una verdad inexpresable que está mucho más allá de todos nuestros conceptos, enseñanzas, creencias, imágenes y palabras. Las palabras sólo las precisamos para la mente que intelectualiza la Existencia, pero la Vida lúcida se conoce por resonancia, es lo que se percibe con los sentidos, es lo que resuena perfectamente bien en el corazón inocente y puro del Ser. Con lo cual, nadie puede ayudarte a ser lo que ya Eres, porque jamás ha habido un algo o un alguien que sepa decirte lo que la Vida ES en ti. Sólo podemos acercarnos a la verdad inexpresable cuando reconocemos lo que no somos, y sólo podemos fundirnos con el Ser, con nuestra naturaleza original o esa maravillosa y amorosa Nada, cuando ha desaparecido el sentimiento de propiedad. Si uno no reconoce lo que no es, no hay manera de que nadie pueda ayudarle a ser lo que ya ES.

 

El único problema con el que tropezamos, como seres humanos, es con la propia mente, porque toda mente humana que divide, excluye y separa la Vida, es dramática o caótica por naturaleza, nos hace imaginar que somos de una naturaleza mortal, muy diminuta, efímera y miedosa, cuando en realidad somo otra muy hermosa y muy vasta, totalmente inmortal. Nuestro verdadero Ser es ilimitado, grandioso e incondicional, no tiene límites, traspasa fronteras, conceptos, enseñanzas, políticas, religiones y lugares. El Ser ya está liberado ¡siempre!, porque todo es sin tiempo, sin separación, sin relato del bien y del mal, sin agendas, relojes o calendarios, sin distancias y sin conceptos. El Ser lo traspasa todo, razas, colores, familias y tradiciones. Cuando lo reencontramos o cuando nos fundimos con Él, no hay manera de poder enseñarlo, aprehenderlo, retenerlo ni poseerlo, simplemente ya ES. Nadie puede enseñarnos a ser lo que ya somos.

 

La creencia absurda e inútil de que debemos devenir otra cosa distinta a la que ya somos, de que hay que esforzarse para llegar a una meta concreta o a un cielo, es lo que hace que nos alejemos de la visión natural y lúcida del Ser, porque la visión de Eso que ES, es lo único que hay, todo lo demás, todo lo que uno debe imaginar o deducir, no existe, es de la naturaleza de un sueño hipnótico.

 

Este conocimiento se extiende liberado para nadie, y puede devenir natural y despejado de ideas preconcebidas sobre el bien y el mal, si lo pillas más allá de la mente miedosa y egoica, entonces estás dentro de un abrazo eterno, estás dentro de una suerte natural para poder recuperar tu don de nacimiento. Si no lo pillas, no te preocupes, simplemente no lo pillas, pero no dejas del ser lo que ya Eres, porque la Vida, la que es de todos, pero es de nadie, la que se nos regala gratuitamente y que muy amorosamente lo consiente todo, jamás te ha abandonado, es lo que Eres más allá de la mente que no ve nada. Simplemente se ve y se sabe que sólo hay SER. Nadie lo puede atrapar ni definir. La mente siempre está a años luz del Ser.

 

Olvida estas palabras que son de nadie, para que tu mente no las pueda retener ni poseer, simplemente entrégate a esa Nada, a lo que ES, a la resonancia que percibes en el corazón. Ábrete a que te suceda la visión, nada más, porque si recuperas la visión de EsoQueES, es el punto y final de la mentira, tanto personal como colectiva de la humanidad.

 

¡Sólo el bien, el amor, puede triunfar! El Amor es la fuerza más poderosa de todas. No digo más.

 

¡¡Gracias!!