A  todo aquel que se sabe hijo de la Vida.

  

Que la Vida lúcida que se vive a través de ti, sea siempre tu auténtico guía o  faro. No creas en nada ni en nadie, ni en estas palabras, porque no existe tal cosa llamada verdad, ni tal cosa  llamada mentira, ni tampoco existe una cosa llamada buena y otra cosa llamada mala, no existe la separación, tan solo es una ilusión, solo existe Eso que ES.

 

Te puedo garantizar que si el organismo corporal que ha precisado esta Consciencia para el despertar, volviese aparecer en la rueda eterna de la Existencia y tuviese la consciencia liberada y despierta como ahora, en el momento de concebir un hijo de la Vida, se le diría cuando la Consciencia lo tomase, que nada ni nadie es su papá o es su mamá, ni tampoco su maestro, que no se atreva la ignorancia posesiva llamar "hijo mío" a un hijo de la Vida. Desde el primer día se le diría que es hijo del Amor Incondicional, de lo que fluye desde Esa Nada que llamamos la Vida, se le haría ver que jamás va a ser hijo de dos cuerpos que se hacen llamar papá y mamá. Después le diría esa consciencia: -Bienvenido a la rueda eterna de la Existencia, hijo. Todo lo que te contamos los que tenemos el atrevimiento de llamarnos papá y mamá, ponlo en duda, porque todo ese mundo dual y conceptual de la imagen que te sucede en la consciencia, es de la naturaleza de un sueño, va a ser tu sueño de amor para despertar a través de él. Duda de todo y de todos, menos de la vida lúcida que se vive a través de ti. Si vas a la escuela para moverte por el mundo ilusorio que solo vive para la imagen personal, aprende todo lo que te digan, pero sin olvidar ¡nunca! que si quieres realmente madurar y ser feliz, deberás olvidarlo todo para volver a empezar totalmente renovado y liberado de absurdidades, por supuesto si tu anhelo es realmente sentirte hijo de la Vida, para vivir plácidamente feliz y realizado, gozando del paraíso eterno que se nos regala a todos.

 

Todo papá y toda mamá es el padre y es la madre de la mentira, tenlo muy presente, siempre eres un hijo perfecto y adecuado de la Vida. No hay error en ti. El auténtico padre es la LUZ o verdad eterna viviente ya en ti, y la auténtica madre es tu verdadera naturaleza, la inocencia pura y original. Simplemente déjate sorprender por la Vida que se vive a través de ti y no pierdas nunca la inocencia pura del Ser, que nadie intente robar tu preciosa Luz, nadie se merece que pierdas tus dones innatos para que puedan vivir a costa de tan brillante luz original.

 

  Aléjate de los que tengan miedos a vivir y a morir, al menos obsérvalos con atención y en silencio para verlos venir, antes de que te pillen desprevenido. Ningún ego imitador, controlador, posesivo y depredador de inocencias se merece que pierdas un solo instante para ayudarlo. Jamás ayudes a personas a ser personas, no les ayudes a hacerles creer importantes, ya está bien de tanto parvulario en edad adulta, de tanto teatro y sensiblería, ya es inútil el drama eterno hijo, no sirve de nada tanto lloriqueo como el que vas a ver, para hacer un comercio o un circo necio con la Existencia.  No hagas jamás un circo de la Vida, no hagas teatro hijo, no comercialices con la existencia solo para tus beneficios personales, no esperes nada de nadie, la vida ya te lo regala todo, sé íntegro y original, simplemente es un aventurarte a ser tu, sin ayudas externas de nadie, no debes mostrarte distinto a como la Vida te ha creado. Eres una expresión única e irrepetible de lo infinito, totalmente divino y original tal como Eres, evita la imitación. Déjate sorprender viviendo en lo desconocido, vive la aventura, día a día, un día cada día, sabiendo que el único día de la semana, del año y de la Vida, se llama hoy, -siempre es hoy- siempre. Jamás esperes sentirte feliz el día de mañana porque nunca llegará ese día, sigue a la vera de tu auténtico Ser, sin miedos absurdos metidos en la consciencia, y sin miedos infantiles a perder y a morir. La Vida jamás ha nacido ni jamás morirá, hijo. No hagas un circo para no madurar, simplemente es un dejarse vivir, un dejarse ser, un dejarse sorprender y un dejarse llevar, sin miedos inútiles metidos en el organismo corporal. 

 

Esta Consciencia insistiría en decir: no te dejes poseer por nadie, ni por tu mente , y menos por mentes ignorantes, calculadoras y recalcitrantes, aléjate de los demasiado responsables, de los pobres de mi, de los chantajistas, de los serios y aburridos. Tu verdadero Ser es inocente, es alegría infinita encarnada, por esa simple razón no camines en compañía de necios, sordos y ciegos ante la Vida, no te dejes persuadir por los que van de buenos, maestros, santos, inteligentes, técnicos, espabilados o iluminados, no regales tu divina e intransferible inocencia y preciosa intimidad a nadie, mantén siempre intacto tu divino tesoro en el corazón puro del Ser, no se lo regales a ninguna persona, ni a una, porque lo perderías todo hijo, las personas siempre están ausentes, jamás están presentes en la luz de lo que ES, puesto que creen ser algo o alguien más importantes que la Vida, de ahí que caminen sin luz original, prefieren la imitación, luego te costaría lágrimas y sudores volver a la pureza del Ser.

 

Mantén siempre muy presente, hijo, cuando el mundo que se te ha metido en la cabeza te decepcione, que la Vida que se vive a través de ti, lo sabe todo y lo ve todo, no quiere otra cosa para ti que hacerte el inmenso favor de liberarte de la necedad humana que hayas podido respirar, imitar o heredar, de lo que te contaron y tu muy inocentemente te tomaste como tuyo, lo que más quiere es liberarte para siempre de ideas absurdas o ridiculas, de creencias y tradiciones aburridas, estúpidas y preestablecidas, simplemente quiere para ti, como hijo de la Vida que Eres, regalarte el don innato, la visión de EsoQueEs, para que tengas el gozo de saber vivir en la Presencia del Ser, saludablemente y plácidamente feliz, totalmente liberado.

 

Intenta vivir sin reloj, sin agendas repletas de compromisos y estrés, aléjate de los trabajos duros, mecánicos, aburridos y superficiales, que tu trabajo sea por amor al Ser y por diversión, si no, no trabajes, ya te saldrá la auténtica creatividad, te lo puedo asegurar. Aléjate de las parejas necias que sólo quieren el paripé o de los matrimonios de conveniencias, permite que tu verdadero Ser UNA en matrimonio las energías femeninas y masculinas que te suceden en la Consciencia, así ya no buscarás tu media naranja, ni sufrirás con tonterías, encontrarás la naranja entera y perfecta para compartir la Vida lúcida.   Aléjate, y cuanto más lejos mejor, de los dioses inventados y de las religiones organizadas o de su sucedáneo el New Age,  por favor hijo, te lo indica esa Consciencia que ha visto, con lucidez, que es lo peor que ha inventado la UNIDAD para oscurecer a todo ego inmaduro que quiera separar, rechazar, controlar, y poseer la inocencia pura del hijo de la vida, hay mucho autodenominado maestro necio por ahí que no quiere madurar para recuperar la Unidad,  solo necesita adeptos para vivir en la ilusión de la división, se toman por una falsa bondad o maestría para rechazar lo que llaman maldad. Son egos especialistas en vampirizar para seguir con el juego de la separación, viviendo en el tiempo que no existe. El mal jamás podrá vencer al bien, hijo, de hecho el mal no existe, es la ilusión de la mente que personaliza la existencia. No creas en ángeles o demonios, ni en santos o satanás, ni en justos o pecadores, ni en extra terrestres, solo hay ignorancia al poder o hay lucidez. Libérate íntimamente y con la ayuda del Ser siempre presente de toda esa parafarnalia inventada para la falsa imagen, libérate de los cielos y los infiernos porque esos conceptos solo son para apoyar el drama, para no despertar ni madurar. Solo reza el necio, hijo, para sus beneficios personales, el que no sabe que cuando reza se está rezando a sí mismo.  El infierno es la propia cruz o la propia ignorancia hijo, y el paraíso es la Luz eterna y original, siempre presente de tu amado Ser. Cuanto antes reconozcas que no sabes nada de esta vasta inmensidad que llamamos la Vida, hijo, antes lo verás todo tal como ES, nada que ver a como la mente ignorante lo posee, lo divide o lo imagina. Jamás verás esas chorradas inventadas e ilusorias en la creación, cuando proyectes tu luz original en la naturaleza. La ignorancia no puede ver que es ignorante, por eso es ignorancia, debes ir más allá de ella, debes encontrar esa resonancia del Ser. La ignorancia, incluso cuando se delata a sí misma, llevándote a los hospitales, a los psicólogos, a los confesionarios o a las farmacias, no lo reconocerá jamás. La ignorancia es la que crea todos los problemas de la humanidad, que después no sabe ni resolver, prefiere echar balones fuera antes de reconocer que es ignorante, solo sabe adjuducarse los méritos cuando las cosas aparentemente salen bien, si no, inventa culpas y culpables, es lo único que sabe hacer. No discutas con la ignorancia, no merece ni un instante de tu luz original. Tu siempre busca la mente lúcida del Ser, lo que ES. Nadie tiene la culpa de tanto drama, hijo, el perdón ya es inherente a cada ser humano, pero la liberación de la mente es íntima e intransferible, nadie puede acceder en la pureza de tu amado Ser.

 

Vive sin luchas y sin sudores absurdos, sin recuerdos inútiles y dramáticos, sin libros duales, tristes y aburridos, son inútiles hijo, solo le sirven a un ilusorio yo, no quieras triunfar en un mundo de necios, el mejor triunfo en la Vida es no querer triunfar, es dejárselo todo en manos del poder que nos creó para dejarse vivir y dejarse sorprener hasta encontrar el auténtico YO, que te ofrece todos los dones de la creación. Vive sin falsos iluminados y sin falsos gurús para el despertar de la consciencia,  el auténtico maestro es la experiencia íntima e intransferible, vive siendo original, hijo. Vive sin el invento de los calendarios llenos de santorales, fiestas de guardar o cumpleaños, no hagas teatro hijo, deja las fiestas consumistas, cada día es una fiesta para el Ser, deja todo el consumismo necio para los ignorantes de la Vida, para los que crean la necesidad infantil de recrearse en la más profunda enfermedad, para quienes crean la necesidad de tener buena fama, buena imagen o buena reputación, para los tristes e inmaduros que necesitan aplausos todos los días, al no ser originales. Cuando antes te sientas una herramienta del Ser, antes te fundirás con Él.  Deja la necedad humana para los que prefieran hacer un circo competitivo de buenos y malos, para aquellos que desgraciadamente necesitan permanecer comercializando con la Existencia, para los que no ven que Existir significa Existir, para los que apoyan el drama sin fin, o para los que crean la necesidad de soportar siglos y siglos de sufrimiento inútil metido en la cabeza, porque el tiempo no existe hijo, solo es una ilusión. Allá ellos si quieren santificar la experiencia sufriendo y haciendo sufrir, allá ellos si quieren vivir crucificados creyendo en lo que aparentemente fue, amargándose con expectativas por lo que aparentemente será, nadie lo sabe, hijo, no te dejes engañar.  Vive en el milagro eterno, asentado en la gracia permanente, vive un día cada día, sabiendo que nadie sabe lo que puede suceder dentro de cinco minutos y comprendiendo lucidamente que lo que sucedió no existe, no volverá a suceder jamás. Deja los dramas para los dramáticos, deja el teatro para los teatrales, deja las películas para los absurdos y aburridos que prefieren ignorar su realidad, para los que crean la necesidad del ruido de su película personal, sin liberarse de ella, vaya para los egos ignorantes y peliculeros. Que nadie te haga comulgar con ruedas de molinos diciéndote que existe un más allá, la Existencia no la mueve ningún falso dios de los que haya inventado la Unidad. Esa ESEIDAD jamás se ha movido de la Presencia del Ser, hijo. Esa NADA que nos envuelve a todos ya es DIOS, es infinitamente amorosa y magistral, es silenciosa, pero no muda, ni ciega, ni sorda. No seas irreverente con esa Nada que lo envuelve todo y lo consiente todo. Al menos tu, no llames karma, reencarnación, cruz o calvario a la propia gilipollez o cobardía, más vale rendirte a tu amado Ser, si la ignorancia quiere poseerte, y dejárselo todo en sus manos, puesto que VIVIR SIN MIEDO es lo más fácil que hay,  cuando se ve con total lucidez. No tienes que pagar ni un céntimo a nadie para que hagan lo que debes acabar haciendo tu, asume la totalidad del SER en la unidad, hijo, el Ser jamás te decepcionará. Los que crean la necesidad de vender y comprar una vida mejor o una vida de principes y princesas para poseerla o imaginársela de su propiedad, peor para ellos, será que necesitan mantener la absurda creencia de ser muy necesarios en el mundo, sin ver lo muy necesitados que están para la liberación de su mente dual. La vida es de nadie hijo, no se compra ni se vende, puesto que lo mejor de lo mejor de la Vida, siempre está presente, totalmente gratis y accesible a todos. Todo es un regalo precioso en la Presencia del Ser. Nadie puede fisgar en tu intimidad, hijo, no se lo permitas a nadie, y recuerda que nadie necesita ayudas externas como cree necesitar, para saber vivir la vida. La Vida no es imbécil hijo, es la única inteligencia y constante que hay, no impidas que fluya, todo lo demás ponlo siempre en tela de juicio de tu verdadero Ser, Él lo sabe todo hijo, jamás se equivoca y jamás incurre en error. A esa inteligencia no la supera nadie ni nada. No busques soluciones baratas o mágicas para tus supuestos problemas, porque con eso lo que haces es aumentarlos. Si te sientes apurado, abandónate a tu amado Ser, tarde o temprano verás todas las soluciones, se irán sucediendo una tras otra, puesto que ya las tenías al alcance de la mano, ocultadas todas por la ignorancia al poder que intentó poseerte.

 

No creas en palabras necias y vanas que te hablen del bien separado del mal, ni creas en estas palabras lúcidas que son de nadie y se dirigen a nadie, pero sobre todo aléjate del populismo barato, del boca en boca, de lo que me han dicho e inocentemente me creí, porque en lo popular está el drama eterno, hijo. Lo más brillante y precioso de la Vida, el milagro sin fin, siempre está presente y se halla junto a ti, es la Vida lúcida. Déjate sorprender por Ella, déjate envolver por ese Silencio inteligente y sabio que lo envuelve todo, que no divide, ni ignora, ni rechaza a nadie. Vive sin poseer y sin retener nada, ni un solo pensamiento retengas, porque no son tuyos, simplemente son como olas que vienen y se van. Todo ya es un regalo en la Presencia del Ser. Cada día es nuevo y reluciente hijo. Cada día es un maravilloso regalo que únicamente se puede agradecer y aplaudir. Si ese organismo corporal que tu llamas mamá, muere, no me busques jamás en un más allá, y mucho menos en un cementerio, gasta lo mínimo, por favor hijo, no seas absurdo con lo ilusorio, no hagas un drama, siempre me encontrarás en ese lugar sin lugar que es de nadie y para nadie, en el que siempre está la Vida lúcida. Jamás he sido el cuerpo hijo, simplemente lo he precisado para el despertar de la Consciencia.

 

En lo impersonal somos lo mismo, hijo. Contempla tu auténtica naturaleza original en todas las formas de vida que hay, solo observa, puesto que en la simple observación se ve todo, todo tal como ES. No creas ni inventes la necesidad infantil de ser una persona, porque la simple necesidad de ser algo o alguien, la simple creencia de ser una persona, te hará esclavo para siempre. El peor enemigo se llama yo mismo, es la creencia absurda de ser un personaje. Deja de tomarte por la persona que te has tomado y déjate sorprender. El tiempo y la creencia de ser alguien que mueve el tiempo, solo es una invención del hombre para intentar manipular la inocencia pura del Ser, sólo le sirve al ego posesivo e ignorante que cree ser propietario de vidas y de cosas, al ego desagradecido que imagina que puede gobernar y mover lo que nadie ha podido, ni puede, ni podrá.  Simplemente déjate ser, déjate vivir, déjate llevar y no te alejes de tu verdadero Ser. La Presencia del SER es tu verdadero hogar.

 

Ofrece un profundo respeto a todo y a todos, en silencio, porque  debes saber que todo, todo, todo es la misma LUZ, la misma inteligencia o energía. Cada uno es el uno buscándose a si mismo, por eso no te adjudiques jamás los méritos de nada. Trata a esos dos impostores llamados éxitos y fracaso por igual. No juzgues ni prejuzgues a esas cosas que tu mente llama buenas o malas, no hay tal cosa llamada buena ni tal cosa llamada mala, hijo, hay ignorancia o hay claridad, únicamente hay lo que ES. VIDA SIENDO VIDA, sin nadie que tenga una vida en propiedad.  Debes saber que el mayor éxito en la Vida es no perder jamás la visión de Eso que ES. Si la pierdes, déjalo todo y entrégate a tu verdadero Ser, porque sólo Él te lo puede devolver todo, no quiere otra cosa para ti, que no sea el don de ver y comprender espontáneamente y lúcidamente la Vida tal como ES, para nada debes imaginártela, YA ES. La Vida jamás, jamás incurre en error, hijo. Ni a la muerte debes temer, la muerte es una bendita ilusión. Un cuerpo no es lo que eres hijo, y mucho menos una colección desordenada de pensamientos que vienen y van, que son de nadie. Toda muerte es una celebración para la Vida, se apagan las luces de la más profunda ignorancia y se enciende la luz de la eterna verdad, lo que no has dejado de Ser. Como hijo de la Vida que eres, no vas a morir jamás si te fundes con el Ser. Simplemente recuerda que para resucitar en vida, no debe morir el cuerpo, la consciencia debe despertar. Para el despertar, si te sucede, vive al lado de los sabios, hijo, y si no los encuentras, acércate a los gatos o a la naturaleza, ellos en silencio te hablarán más allá de las palabras ignorantes, deja a los personajes que creen ser grandes maestros y estupendos alumnos, déjalos donde crean la necesidad de estar.  Al final verás y comprenderás que los demás, en realidad, no existen, todo es lo mismo, ni tampoco existe ese tal mundo ilusorio que tu imaginas allá afuera. Solo hay Unidad. Verás que todo ha sido un sueño de amor. A la vida que tu eres jamás le sucede nada.

 

Mientras no lo veas todo con total lucidez, insiste en recordar que no merece la pena ser amigo de ciegos y sordos ante la inmensidad de la Vida, mantente callado, no permitas que irrumpan en tu intimidad. Déjalo todo en manos de la Vida. Si lo haces hijo, te liberas de los confesionarios, los médicos, las farmacias, los dramas y los hospitales, te liberas para siempre de siglos y siglos de ignorancia al poder, se acaba el sufrir y hacer sufrir,  porque más sabio que la Vida, hijo, no hay nadie. Ya tienes un vehículo inteligente, llamado cuerpo, que si no lo adormeces nunca, puedes escuchar perfectamente todas las señales que te manda la Vida lúcida que se vive a través de ti.

 

Al lado de la Vida lúcida, viviendo en lo que ES, jamás, jamás te sentirás solo, perdido o abandonado, la inocencia del Ser, Eso que lo inunda todo con su amor, siempre te acompañará hasta el último aliento del organismo corporal. Siempre ha sido, es y será una dulzura la muerte ante un sabio. Solo sufren los ignorantes, los que imaginan que existen personajes ilusorios en un más allá. La Vida ni ha nacido ni morirá, hijo, insisto en decírtelo,  no debes temer a la muerte, la Existencia siempre está presente, siempre, siempre, cuando te fundas con ELLA lo verás todo. 

 

Nadie debería enseñarte a vivir, al menos nadie debería atreverse, no  lo permitas para ti, ni ofrezcas esa irreverencia a ningún ser de la creación. Únicamente puedes compartir un conocimiento cuando sabes que emerge de la Nada, pero no des lecciones de vida a nadie.  Y recuerda: cada uno ya tiene su propia invitación para ser un hijo sano, maduro, feliz, íntegro y original, que la aceptará o la rechazará, tu no tienes que aceptar la invitación de nadie, simplemente acepta tu propia invitación íntima e intransferible para ser un hijo de la Vida, auténtico y original, para vivir eternamente enamorado de la existencia feliz, como te mereces, gozando del paraíso que se te regala,  pero no te anticipes ni te demores hijo, camina sin prisas, pero sin pausa, hasta fundirte totalmente con tu auténtico Ser. Abre el corazón y obsérvalo todo desde la Presencia del Ser, ahí está el auténtico paraíso, lo que más anhelas recuperar.  No te preocupes por ese maravilloso caos de la humanidad, la UNIDAD lo mantiene todo en orden con la Ley de los opuestos, tu dedícate al Ser íntegro, inocente y feliz, es la mejor aportación para el mundo en el que vivimos todos. El ego necio crea la necesidad infantil de dividirlo todo en dos para sentirse el centro del universo, pero cuando lo ves tal como se comporta, cuando te has fundido con el Ser, más vale reirte en soledad. No vale la pena discutir, al fin y al cabo, todo y todos te  están apoyando para que se consuma el despertar de la Consciencia con facilidad y con total claridad. No debes pasar por ninguna noche oscura del alma, hijo, eso es otra estupidez como una catedral, es una chorrada del ego necio y dual. La Vida siempre es lo que ES. Ni una sola pregunta deberás formularte, todas las preguntas tienen la misma respuesta, la Vida ya ES, únicamente hay VIDA, nadie que tenga una vida en propiedad.

 

Debes saber que el ego ignorante que se cree inteligente, siempre será esclavo de sus pobres palabras, hijo, porque las ha imitado, las ha copiado, las ha estudiado, las ha leído,  las ha poseíso y las ha adulterado. En cambio el que se sabe nada, el que ha permitido que la Vida le sucediese hasta liberarse de la necedad humana para que la mente lucida pudiese ocupar su lugar, ha recuperado la inocencia perdida y la luz original del Ser, sabe perfectamente que ninguna palabra ni ninguna imagen pueden sacarte de la Presencia del Ser, nada ni nadie tiene poder, si tu no se lo das. El único poder es de la Vida lúcida que ya se vive inteligentemente y felizmente a través de ti, hijo, recuérdalo siempre.

 

Al final, hijo, te reirás de todo, da risa cuando lo ves, todo el mundo se busca a sí mismo, porque el ego posesivo solo crea problemas, apegos y necesidades, por eso se buscan en todas partes menos donde les sucede la luz original, de ahí que la inmensa mayoría no encuentre la visión, su don innato, porque no hay auténtica humanidad, ni auténtica humildad, ni para arrodillarse profundamente e íntimamente ante el Ser puro e inocente, siempre presente, reconociendo no saber nada de nada de esta vasta inmensidad.

 

Solo a los corazones nobles, si le piden a la Vida su segunda oportunidad, los puede rescatar para que la consciencia pueda despertar en la Unidad. Te darás cuenta de todo si te mantienes en la visión de Eso que Es, te darás cuenta de lo fácil que es vivir, no debe cambiar nada, hijo, todo YA ES, simplemente verás lúcidamente que la VIDA no tiene ningún sentido o propósito, no lo necesita, el único propósito es VIVIR SIN MORIR, enamorado de la Vida como el primer día, sin pavores, sin ansiedades y sin miedos a perder ni a morir. En nuestra miserias humanas está la grandeza absoluta del Ser, hijo. Y recuerda que tampoco tienes ninguna meta a la que llegar, porque siempre estás ahí, siempre ahí. Ni necesitas evoluciones personales, ni culturales o tradicionales, al ser impersonal y atemporal la EXISTENCIA ya está evolucionada, realizada y liberada, ¡siempre! Lo consiente todo esa maravillosa Nada, te lo puedo asegurar, porque todo es un juego muy inteligente y magistral de Luz y Amor. Cada uno es la Unidad. Sólo sufre la necedad humana porque imagina vivir separada de la fuente de todas las cosas, jamás puedes sufrir cuando hay claridad, porque suceda lo que suceda, ya no hay la ilusión del tiempo, ni la ilusión del personaje, ni la ilusión de la separación, no hay nunca nadie haciendo nada, solo hay VIDA inteligente, siendo vida. Tu Eres, al igual que yo soy, desde siempre y para siempre la Vida, la única constante e inteligencia que hay, no tienes una vida en propiedad por la que luchar, ERES LA VIDA, una maravilla, una inmensidad.

 

Mira hijo, todo lo que se mueve y cambia es de la naturaleza de un sueño, ES, pero en realidad no es. Podríamos decir que todo es mentira, excepto ESO QUE ES, lo que nadie ha dejado de Ser, la Presencia absoluta del Ser, que consiente que toda la existencia sea tal como ES.

 

Con todo el amor, más allá de las palabras.