Vida siendo vida

A la Vida no se la puede impedir, controlar ni manipular,

no seas controlador ni manipulador y fluye.

Trata de alcanzar la Luna y se burlará de ti;

impide la Luz del Sol y la oscuridad te marchitará.

Interrumpe el fluir de la Vida, y ésta te hará arrodillar.

Fluir con la experiencia es conocerse a sí mismo.

Conocerse a sí mismo es olvidarse de sí mismo.

Olvidarse de sí mismo es liberar al Ser de la falsedad.

Ser íntegro o puro Ser es vivir siendo Vida de verdad.

 

Deja de mirar el espectáculo del mundo y verás con claridad.

No escuches nada del mundo y oirás la evidencia.

Persevera en Silencio y tu verdadero Ser respirará,

aléjate del ruido y te ofrecerá música celestial.

Relájate hasta que veas que no necesitas ayudas.

Se constante y agradecido y lo alcanzarás todo.

Sé humilde y verdadero y permanecerás íntegro.

Cuando ya no anhelas más cosas, todo llega.

Cuando al miedo ya no se le teme, se despide y se va. 

 

La única seguridad reside en tu verticalidad,

en Ser íntegro y verdadero aquí y ahora.

La inseguridad reside en querer cambiar tu horizontalidad,

en controlar el tiempo, lo que fue y lo que será.

Si escoges aceptar tu propia invitación siempre presente,

y abandonas tus limitadas formas conocidas de pensar,

el mundo nuevo se te revela reluciente ante tus ojos.

 

A la Vida nadie la ha podido impedir, evitar o controlar,

así que deja que armonice esa melodía que has venido a entonar.

Al aparente mundo nada le falta y nada le sobra,

nadie te necesita y nada necesita mejorar, empeorar o cambiar,

ama con tu propio amor, expresa y canta con la Luz de la verdad.

Permite que la Vida sea tal como es y la gracia permanecerá.

 

Sólo hay vida siendo vida, no te resistas a ella y la aplaudirás.