Reflexiones

Reflexiones.

 

* La última comprensión es comprender que no hay nada que comprender.

 

* La mejor respuesta de todas sucede cuando uno deja de formular preguntas. Todo Es.

 

* Vivir es lo más fácil y sencillo que hay, sólo hay que querer que sea fácil y sencillo, de lo contrario será un calvario, un sufrimiento y un sacrificio inútil. 

 

* El único problema que hay es imaginar y creer que todo es un problema.

 

* No hay ni que pensar como hacerlo mejor; el pensar lucidamente sucede felizmente cuando uno ya se ha rendido absolutamente al Ser siempre presente.

 

* Para poder vivir plácidamente y felizmente hay que ser nada, hay que ser lo que ya Es, hay que fundirse con la verdad inexpresable.

 

* Hasta que no hayas asumido completamente la Unidad o la verdad viviente en ti, si lo que vas a decir no es mejor que el Silencio, no lo digas.

 

* Hay que conocer y experimentar la manifestación del mal, para que el bien pueda triunfar y vencer, y, hay que conocer y experimentar la manifestación del bien, para ver, con total lucidez, que el mal tan sólo es una bendita y divina ilusión.

 

* Todo el mundo está en manos de Dios, pues deja a todo el mundo en sus manos. ¿Quién eres tú para dar consejos, para enseñar, aleccionar, perdonar o ayudar a Dios? Todo ser vivo de la creación es una expresión única, divina e irrepetible de la Vida, de Eso que la humanidad ha llamado Dios. Cada uno es Todo y es Nada. Si ayudamos a personajes a ser medias naranjas, jamás veremos que ya somos completos.

 

* Todo lo que te cuento a ti, me lo estoy recordando a mí. Todo lo que me puedas contar a mí, te lo estás recordando a ti.  Si esto es visto, con absoluta claridad, verás más allá de la mente, comprenderás con lucidez. que no hay separación entre un tu y un yo, la separación es aparente, un sueño de amor. 

 

* No soy lo que aparece y desaparece dentro de este espacio vasto y silencioso de la consciencia infinita, ni tampoco soy una historia que se me metió en la cabeza y yo me creí, soy la visión de ESTO que ya está aquí, soy la Vida que está contemplando la propia manifestación.

 

* El mundo que ves al exterior tan solo es una metáfora, es un espectáculo vacío, brillante, divino y magistral. El mundo Es, pero no Es, es un reflejo perfecto y adecuado para verte a ti, para reconocerte a través de la Luz viviente en ti, para ver todo lo que Es y todo lo que no Es.

 

*  Si tú te salvas del mundo interior, el mundo exterior se salva contigo, automáticamente.  No hay dos mundos, la distancia y la separación es aparente.

 

* Aunque quisiera, no puedo anticiparme ni demorarme, siempre estoy donde la Vida sucede, permanentemente existo bajo el abrazo eterno de Eso que Es, de eso que la humanidad ha llamado Dios.

 

* Lo único que puedo hacer es aceptar completamente la propia invitación para ver, más allá del lastre del conocimiento personal, el misterio divino de la existencia, la maravillosa eternidad de la Vida.

 

* La liberación de la mente no es exclusividad de nadie, en absoluto, la revelación sólo puede suceder de manera íntima e intransferible, puesto que a cada uno ya se le regala la misma invitación ¡siempre presente! para la liberación de la propia ilusión, que se acepta o se rechaza, no hay más.

 

* Si realmente uno quiere madurar, sólo hay que dejar de rezar y dejar de implorar algo mejor y más maravilloso que la Vida, sucediendo tal como Es, hay que dejar de meditar para obtener algo o alguien más extraordinario que lo que Es.

  

* Rezar para que se nos aleje de la ilusión del mal, es de mentes profundamente ignorantes, inmaduras, enfermas, manipuladoras, controladoras, perversas y recalcitrantes.

 

* Si no me asumo tal como soy a cada instante, tal como me sucede la Vida, ¿qué o quién me asumirá? No soy media naranja tal como el mundo me enseñó y yo me creí, soy completa, no tengo una vida por la que luchar y competir, soy la Vida que ya sucede plácidamente, que ya fluye felizmente.

 

* Es muy grotesco y estúpido imaginar que la Vida es tonta y que necesita ayudas, favores, enseñanzas y religiones, auxilios y asistencias para ser mejor, más divina y más magistral de lo que ya Es.  Es de una ignorancia profundamente necia, ciega y sorda, creer que uno ha nacido para enseñarle a la  Existencia. Sólo hay Vida. Siempre ha sido al revés, nadie enseña nada, ni nadie aprende nada de nadie, la Vida está en movimiento constante, con un ritmo de extraordinaria belleza y se revela a sí misma constantemente cuando dejamos de buscarla. Dios es perfección, y eso se ve o no se ve, se sabe o no se sabe, se comprende o no se comprende, más allá de la mente personal, por supuesto.

 

* Olvidamos lo que verdaderamente somos en el momento en qué el Ego quiso personalizar la existencia; confundimos esa sensación divina de Yo Soy o Yo Existo, por la creencia falsa de ser personajes especiales que pueden mover este instante vivo y eterno ya realizado. Nos dejamos seducir por la falsedad y por la mentira que ese tal mundo perverso, totalmente dual y enfermo nos regaló, mundo que ha hecho un circo de la verdad inexpresable, al creer que tenemos poderes especiales o libertades magníficas para retar a Dios, para poder mover y controlar los hilos de la existencia. Somos observadores de la Vida, somos Luz y Amor, Todo y Nada, precisamente somos Dios, no personajes soñados que viven de la falsedad. 

 

* El mejor consejo que uno puede encontrarse en esta Vida, es: -no aceptes consejos de nadie, ni pidas o des ayudas superficiales a nadie, para acabar viendo que nadie necesita ayudas. La Vida no puede ser más inteligente, ni más sabia, ni más divina, ni más natural o magistral. Ábrete a la aventura de descubrirlo por ti mismo, tu sabiduría innata te está esperando, siempre está presente, siempre ha estado ahí.

 

* La Vida no tiene ningún sentido o propósito, jamás lo ha tenido ni jamás lo tendrá, no lo necesita. Siempre está presente, sucediendo plácidamente y magistralmente. Esa es su belleza. El juego al que jugamos todos, más brillante y magistral no puede ser; perdemos de vista lo que somos y nos buscamos hasta redescubrirnos. Lo que verdaderamente buscamos desde siempre y para siempre ha estado ahí. 

 

¿Quién muere cuando muere un organismo corporal? ¿Un nombre con apellidos? ¿Unas etiquetas de madre, padre, hijo, hija, esposa o esposo? ¿Un personaje soñado por la Vida, que vive de recuerdos y futuros inútiles e inciertos, de sueños, metáforas o fantasías que no existen? ¿Una historia metida en la cabeza, absolutamente distinta a todas las demás?  ¿Puede morir esa Consciencia única, vasta y silenciosa, totalmente Indefinible e inalterable que está eternamente presente? ¿Puede morir ese instante vivo y eterno que se sostiene solo, sin que nadie pueda alcanzarlo o retenerlo? La Vida es la única constante que hay, la única e inalcanzable verdad. Párate unos momentos y reflexiona sobre ello, tal vez descubras lo que no eres y encuentres lo que en verdad buscas, Eso que Es que ni ha nacido ni morirá, Eso es lo que en verdad Eres.

Si estás aquí es por algo, simplemente relájate y observa sin expectativas, porque el Arte o el Amor de la Vida, está aquí, siempre aquí, siempre donde tu estás. Ábrete a la lucidez.

 

 Puedes estar absolutamente seguro de que la Verdad nadie la tiene, ni nadie la puede enseñar, poseer o retener. Se revela a sí misma, constantemente.