Dispones de la Vida para despertar

Dispones de la Vida para darte cuenta de que no eres quien la vive. La Vida se vive a si misma y en cualquier momento puede cambiar lo que parece que no tiene arreglo, pero no depende ni de ti ni de nadie que cambie o no cambie, ni tampoco depende de nadie lo que suceda, todo es Vida sucediendo espontáneamente, experimentándose a sí misma. Es cuestión de lucidez lo que más nos beneficia si queremos vivir la vida de manera saludable, no es cuestión de rezos, esfuerzos, control, manipulación o comprensión intelectual, no se trata de manipular lo que no nos gusta experimentar.  Precisamente la auténtica comprensión viene después de aceptar profundamente todo lo que sucede, viendo como sucede la experiencia. Si, únicamente, quieres vivir la vida basándote en lo intelectual, en lo que has aprendido, en lo que dicen o han dicho, lo más probable es que te pierdas la maravilla eterna de estar vivo y gran parte de esa comprensión que no tiene nada que ver con el esfuerzo por cambiar lo que uno es y la manera en que uno vive la experiencia, y mucho menos en cambiar la Vida en absoluto. Tiene que ver con un cambio total en la percepción de las cosas y en la comprensión lúcida de “quien no soy” y de "qué o quién" Soy realmente.

 

 La auténtica comprensión o la revelación viene después de que uno reconoce quien no es, cuando se permite que la Vida revolucione y limpie la mente personal que está llena de metáforas, juicios y prejuicios que uno ha aprendido sobre la vida y que se ha llegado a creer. La Vida es cosa de realidades, no de sueños o ideales, es ¡siempre!  lo que Es, no lo que fue ni lo que será, y en la mente hay todo lo contrario, todo lo que no Es. La Existencia, simplemente, es tal como Es, tal como la ves ahora suceder, exactamente tal como la ves aparecer, ¡esto! es el mundo sucediendo en ti, sin necesidad de personalizar nada, sin necesidades de logros o éxitos personales, sin conceptos aprendidos que la rechacen, la condenen, la juzguen o la controlen, si es vista y aceptada tal como Es, puedes sentir una profunda paz y una deliciosa claridad que resulta del relajarse profundamente y abandonarse en Eso que Es, que siempre ha sido y que siempre será, el fundamento del Ser, donde la Vida fluye sin prisas, sin esfuerzos, sin luchas, sin control, sin pausa, llena de maravilla y júbilo, con un movimiento de extraordinaria belleza, simple, natural y salvaje, exactamente igual como la vemos manifestarse en la naturaleza. Más allá de las palabras, brilla la Luz de tu inmensidad, no hay palabra que pueda alcanzar la definición exacta de la totalidad de tu verdadero y puro Ser.

 

La Vida jamás contempla lo que ya está realizado o ha sido hecho, sólo contempla y abraza incondicionalmente lo que está sucediendo, no hay nada personal en lo que sucede, tu sabiduría innata no tiene nombre, ni historia, ni tiempo, ni límites. Es.

Si estás aquí es por algo, simplemente relájate y observa sin expectativas, porque el Arte o el Amor de la Vida, está aquí, siempre aquí, siempre donde tu estás. Ábrete a la lucidez.

 

 Puedes estar absolutamente seguro de que la Verdad nadie la tiene, ni nadie la puede enseñar, poseer o retener. Se revela a sí misma, constantemente.