Deshazte del falso personaje y serás libre para siempre.

Deshazte por completo del sentimiento de propiedad, o del falso personaje por el cual te has tomado y serás libre para siempre. ¿Cómo hacerlo? Deja de buscar información fuera de ti. Observa la naturaleza, simplemente observa y escucha, no pretendas que los primeros días esa silenciosa sabiduría te hable. La mente que ha personalizado la existencia está ocultando la sabiduría infinita sucediendo a través de ti, simplemente observa y escucha, abandónate en ESO que ES. Fíjate en los árboles como permanecen tranquilos sin permanecer, como se mueven las ramas sin temores absurdos, observa el vaivén y el ritmo de las olas en los mares, observa el sol ascender y descender, escucha la melodía de los pájaros y el murmullo del fluir del agua de un arroyo, observa el firmamento como todo se mantiene en constante movimiento, armonía y perfección. Observa las nubes como aparecen de la nada, como se mueven, cambian y desaparecen. Contempla ese fascinante espectáculo sin juicios, sin el bien y sin el mal, simplemente observa y maravíllate porque la Vida te está recordando algo. Tal vez, descubras ese ritmo constante sucediendo en ti. Tal vez descubras que nada ni nadie tiene sentimiento de propiedad, que nada debe sentirse responsable ni culpable por mostrarse o manifestarse tal como es. Quizás, redescubras que todo está apareciendo y desapareciendo de la Nada a través de ti. ¿Qué es Eso de ti que está observando más allá de la mente? ¿Qué es Eso que observa y escucha? ¿qué es eso que ve cómo se mueve el cuerpo, como respira, camina, descansa...? ¿Quién escucha el ruido que surge de la nada al moverte, al respirar, quién o qué observa los pensamientos sucediendo en la mente? Tu mente no puede ver los pensamientos, no tiene luz propia, tu mente es tu propia sombra.  Hay una sabiduría infinita que se hace sentir, se palpa, la puedes percibir ahora mismo sí quieres, es vital, no hay otra inteligencia que pueda mover a ese cuerpo con tanta perfección como lo hace. El organismo corporal simplemente es una herramienta, en la mente suceden pensamientos que vienen y van, el cuerpo se mueve, cambia y se desplaza, todo dentro de ese espacio vasto que tú Eres que no es propiedad de nadie. ¿Qué es Eso que Es?  Esa sensación de yo existo o de yo soy lo inunda todo, pero la mente impide que lo veas porque ha personalizado la existencia, ha construido un falso yo que lucha inútilmente contra algo que ya sucede plácidamente. Ningún árbol se siente propietario de sus frutos ni de sus ramas, ni de sus raíces o sus dones, ya es completo, ya es vida sucediendo, ni el Sol debe mantener ese ridículo sentimiento de propiedad para controlar o impedir que la Vida suceda como lo hace, con total perfección.  A ese organismo corporal, la Vida que Eres, simplemente lo utiliza como una herramienta, pero hasta que no nos importe en absoluto ser herramientas de uso y disfrute de la vida que ya somos, no podemos descubrir el misterio de la existencia sucediendo plácidamente, no podemos recuperar la visión de Eso que Es, la visión del Creador de todas las cosas y de todas las formas de vida que hay. Creemos ser propietarios de la existencia, porque así se le explicó a la herramienta de pensar, así se nos enseñó, y así se creyó, es un juego inteligente al que jugamos todos, confundimos esa sensación de Yo Existo o de Yo Soy con ser algo o alguien que debe luchar inútilmente contra lo que ya somos, únicamente para que el cuerpo sienta incomodidad con lo que heredó y se pueda trascender a través de la Luz. De ahí la torpeza o la ceguera del ego ilusorio, se esfuerza enormemente para complacernos, pero no puede cuando las cosas se complican.  Pero ¿Qué es Eso que ve a ese Ego? No puede ser el mismo ego por el cual nos tomamos, porque es ilusorio, es un sueño, nada ilusorio puede deshacerse de la propia ilusión. Ahora mismo puedes percibir Eso que está observando lo que esa mente lee. Puedes verte a ti, incluso, leyendo.  Precisamente el ego ilusorio que mantiene un sentimiento de propiedad debe ser observado y escuchado día y noche hasta que se rinda por completo en Eso que Es, por supuesto si queremos la realización máxima del auténtico Yo Soy, pero nadie puede observar ese ego ilusorio por nosotros, nadie puede entrar dentro de ese espacio vasto de la Consciencia que cada uno ya Es.   Ahí está el dilema, la mente crea la falsa idea de que somos personajes que deben luchar, competir y sudar para ser más buenos, más dignos o mejores de lo que ya somos, por eso buscamos a través de otros personajes lo que idealizamos para mejorar lo que no se puede mejorar, pero ningún personaje puede ver, observar o escuchar a través de Eso que Es. Precisamente el peor enemigo del hombre se llama “yo mismo” o “yo personaje” Cualquier personaje, incluso yo misma como personaje, es soñado por la Vida, totalmente ilusorio. ¿Dónde está ese personaje por el cual te has tomado, ahora mismo, siempre ahora mismo? No está, lo que sí está es esa sensación de yo existo o de Yo Soy, esa Vida o esa Luz siempre presente que te da esa sensación vital y maravillosa que lo inunda todo, pero la falsa creencia de propiedad oculta Eso que Es. Cualquier personaje se esfuma si es observado lucidamente día y noche por la Luz de la Presencia.  Es lo único que debemos implorar para la realización del Yo. La Luz de la Presencia es lo único que puede observar y fulminar a esa mente ilusoria, nada más, y no hay ni que rezar para que Esa Luz esté ahí, ya está sucediendo, jamás se ha movido del lugar en el que siempre se está.  Eso que Es, Presencia, puede ver y escuchar a lo que no es.  Ni un solo paso, ni un solo gesto, ni un solo bostezo podrías hacer y observar sin Eso que Es. Dentro de tus supuestas imperfecciones está la perfección de la Vida. En realidad, somos observadores de esa Luz manifestándose.

 

Los árboles no tienen sentimiento de defectuosos porque no tienen sentimiento de propiedad, los pájaros tampoco, los animales se desplazan maravillosamente gracias a esta vasta inteligencia, ¿por qué imaginas que contigo se ha equivocado? ¿Por qué crees que debes luchar inútilmente contra Eso que ya Eres? Ya existes, ya Eres, ya habita la Luz en ti, ya eres completo, ya eres original,  siempre te has movido por la Luz y el Amor que habita en ti. Lo único que debes permitir, profundamente, es que Eso que Es, esa Luz Constante que hay en ti, vaya fulminando el relato de la mente ilusoria que te mantiene alejado por completo del Ser,  porque prefiere sentirse atada al mundo de la imagen, que no tiene nada que ver con el mundo real, prefiere sentirse atada a los personajes, a las palabras, al ruido, a los telediarios, a lo que no existe. Eso que Es observa y sabe que no soy nada; con esa visión hay lucidez, hay claridad, pero es que además hay otra fuerza en ti, a través de la comprensión lúcida aparece el Amor absoluto que jamás te ha abandonado, ese Amor extraordinario sabe que soy Eso que observa y acoge todas las formas de vida, todo está más allá de los conceptos del bien o del mal y del relato personal.

 

Quédate expuesto a los vientos fuertes y a todas las inclemencias de la Vida, a todas las climatologías interiores, siempre a la vera de la Vida, siempre presente, siempre a su lado, hasta que puedas fluir libremente y para siempre, sin relato estúpido que para lo único que realmente te sirve es para sufrir o hacer sufrir.  La felicidad eterna está ahí, siempre ahí.

 

El auténtico Yo, tu verdadero Ser sólo puede realizarse a través de ti, jamás a través de mí, ni a través de un falso ídolo o maestro, jamás a través de nadie. Hay que dejar lo conocido para encontrar lo desconocido. Hay que permitir las tinieblas para poderlas cruzar y liberarse de ellas, sabiendo que nada es propiedad de nadie. La Vida jamás te deja solo, siempre te abraza y te abastece de regalos infinitos porque sabe lo que es mejor para ti.

 

No eres propietario de tus pensamientos ni de tus emociones, por suerte no eres ni el propietario del sueño hipnótico, sal de él y simplemente observa como toda apriencia viene y se va, todo se manifiestan y se va. Los pensamientos son como las nubes, no eres las nubes, Eres el firmamento que las sostiene, Ese a quien todo le sucede, todo lo que es y todo lo que no es. Todo aparece y desaparece dentro de ese espacio vasto e inmenso que tú Eres. Todas las galaxias,  el firmamento, el universo y el mundo entero, se mueve y cambia a través de esa Luz eterna y constante que habita en ti, más allá del personaje por el cual te has tomado, por supuesto. Tu Luz es inmensa, tu Amor es absoluto, pero hasta que esa mente no se rinda o no se haya liberado por completo de estupideces aprendidas o del sufrimiento inútil, no lo verás, ni lo sentirás, a menos que la Vida se apiade de ti y tome por completo el control de esa mente ilusoria.

 

Recibe un inmenso abrazo porque desde siempre y para siempre somos lo mismo, Vida, Ser. La distancia, la separación, el tú y el yo, las formas, la división, las fronteras y los territorios, los conceptos y las palabras, sólo son aparentes, suceden en la imaginación, es un juego inteligente de la Vida para hacernos ver que nadie tiene una vida en propiedad por la que deba luchar o competir, somos la Vida, la única constante que hay, todo lo demás es de la naturaleza de un sueño, sal de él y serás libre para siempre, eternamente libre. Todo ES la misma Luz y el mismo Amor.

 

Hay quien descubre Eso que Es y se calla para siempre, sabe que nada debe aprenderse o enseñarse, todo ya sucede plácidamente en la Presencia del Ser, todo está completo y realizado, ¡siempre! El Silencio eterno está en todas partes, esa sabiduría infinita fluye y jamás te abandona. Sucede como sucede, me encantaría que pudieses verlo, la Luz que habita en ti es una maravilla que jamás te decepciona, el Amor está siempre ahí, siempre está abrazando lo que sucede, jamás está allí, allá o en el más allá.

 

¡Magistral!

 

 

¡Gracias!!

 

 

 

Si estás aquí es por algo, simplemente relájate y observa sin expectativas, porque el Arte, la Luz y el Amor de la Vida, están siempre donde tu estás. Ábrete a la lucidez.