¡Abre los ojos!

“¿Qué recogió ese hombre?” “Recogió un trozo de la Verdad”, contestó el diablo. “Ese es muy mal negocio para ti, entonces”, dijo su amigo. “Oh, no, en absoluto”, replicó el diablo, “voy a dejar que la organice”.

-Jiddu Krishnamurti-

 

Al ver cómo las religiones organizadas del aparente mundo, realmente han destruido la verdad inexpresable, inculcando a todos los inocentes, mitos absurdos para que se porten bien, ¿de qué sirve, entonces, la oración o la meditación? ¿De qué nos sirven los guías, el New Age, los gurús, los psicólogos, los salvadores de la humanidad o los sacerdotes, si hacen todos lo mismo? ¿Qué quiere decir eso de portarse bien? ¿Quién es el que se porta mal? ¿Dónde está el bien separado del mal, o al revés? ¿Dónde está la culpa o el pecado original, ahora mismo, siempre ahora mismo? ¿El portarse bien o el portarse mal es algo que deba practicarse? ¿hay todas esas estupideces que ve la mente ignorante, en la naturaleza? Practicar ¿no significa tener que imitar a alguien o a algo? ¿A qué o quién imitar, a personajes soñados? ¿No somos originales? ¿No somos la Vida? ¿Cómo se puede imitar, si no es luchando, con sudor, esforzándose inútilmente o sacrificándose para ser mejor que el Ser Puro que ya es perfección? ¿Cómo puedes ser otro, si no eres Puro Ser? ¿hay que dejar de ser Vida?, si la Vida ya Es, si ya sucede sabiamente, espontáneamente, libremente, si todo es la Vida. Todo sucede con un ritmo de extraordinaria belleza en la Presencia. ¿Acaso rezamos o meditamos  por qué no vemos que se trata de una tradición heredada, para seguir con siglos y siglos de ofuscación y sufrimiento inútil? ¿A qué o a quién rezamos, cuando rezamos? ¿Es posible que, todavía hoy, no se vea que nos rezamos a nosotros mismos? ¿Qué pasaría si dejásemos de rezar o de meditar?  ¿empeoraría la existencia? ¿Hoy sería un día más o menos libre y feliz sin rezos o meditaciones? ¿Son los rezos los que hacen que la Existencia cambie, empeore, mejore o suceda de distinta manera a como ya está sucediendo en el siempre aquí, en el siempre ahora? ¿Son las meditaciones o el Yoga que hacen que la Vida suceda siempre feliz?  Tal vez, ¿los rezos, el Yoga, la meditación o las prácticas no son un problema añadido a la mente humana, para sentirse más infeliz? De verdad, ¿no vemos que ni los rezos ni las meditaciones, ni el yoga, ni otras prácticas que se inventen, ni ninguna fórmula mágica, van acabar con el drama eterno de la humanidad? Es más, tal vez, tantos rezos, tantas meditaciones, tanta gilipollez inventada, heredada o aprendida  para seguir soñando o idealizando una vida mejor que la que ya se nos regala, han empeorado todavía más el drama eterno de la mente humana. Tantos golpes con la cabeza contra en el muro de las lamentaciones, tantas procesiones de semana santa, flagelándose las espaldas, tantas gentes de rodillas para implorar seguir mintiendo, tantos viajes a Lourdes o a Jerusalen a buscar milagros sin ver que estamos todos asentados en el milagro constante, tanto maestro iluminado con su gilipollez de ego inmaduro, todo para no madurar, tantos reyes magos disfrazados con paquetes de regalos consumistas, tanta navidad consumista, tanta mentira, tanta túnica, tanto incienso y tantas imágenes de santos colgados en las paredes para impresionar, tanto matrimonio de conveniencia, ¿No es eso un circo o un sueño hipnótico? Tanto Papa de Roma saliendo en un balcón bendiciendo a toda una humanidad que cree no ser original, dando consejos a las gentes que imaginan que la vida es un portarse bien o un portarse mal, vaya zascas, todos a copiar y pegar, así se puede seguir viendo injusta a la Vida, como si la Vida fuese imbécil, tanta gente escuchando sermones de cómo debe comportarse la Vida; tanto monseñor indecente diciendo que los pelirrojos o los zurdos son hijos del diablo, o que las mujeres no deberían pensar; ¿pero quién se han creído que son eso? Unos personajes más, ni mejor ni peor que otros, personajillos soñados por la vida para impresionar y someter a los demás ....tanto niño violado, robado o maltratado dentro de esas religiones organizadas, y siguen mintiendo a más no poder. ¿Esto no es hacer un circo o un espectáculo indecente como esas catedrales que sobresalen para impresionar, para que no veas la verdad inexpresable sucediendo en ti?. ¿No son esas catedrales llenas de tesoros o de idioteces pintadas en la pared, Egos o mausoleos, llenos de profunda y enferma ignorancia para someterte? Y otra cosa: ¿Dónde está el diablo o el infierno si no es el propio Ego, si no es en la cabeza que nadie más puede ver por ti? El ego es tu peor enemigo, por más profesional o espiritual que creas ser, si hay miedo hay ego.  ¿Lo ves en la naturaleza tanto miedo, tanta angustia y tanto diablo? Tal vez, si dejásemos de implorar que se nos aleje del mal no lo veríamos multiplicado por mil; tal vez, quien sabe, si dejásemos de soñar o de idealizar una Vida mejor a la que ya nos sucede y se nos regala, veríamos más allá de la mente ciega y sorda ante esta vasta y maravillosa inmensidad, veríamos que el mal es una bendita y divina ilusión para que el Amor pueda triunfar. ¿Dónde está el mal aquí mismo, siempre aquí mismo, siempre ahora mismo? ¿Lo ves? ¿Vemos tantas y tantas gilipolleces en la naturaleza? ¿De qué nos sirve tanta castración y tanta represión, si no es para dejarte gobernar o para que hagan de ti lo que quiera ese tal mundo necio e indecente que te sucede? ....pero ese tal mundo sólo te sucede en la cabeza, nadie lo ve como tu lo ves,  lo puedes fulminar con la Luz de la Presencia cuando te des cuenta del sueño y pidas ser nada, cuando tu único anhelo sea regresar al hogar. Ese tal mundo sucede en ese espacio vasto de la consciencia que tu ERES, porque gracias a esa grandiosa Luz que habita en ti, puedes acogerlo todo y liberarte de siglos y siglos de estupideces humanas, por supuesto, si reconocieses no ser nadie, eso sí, si permitieses que la Luz siempre presente borrase toda ilusión del bien y del mal, hasta manifestarse feliz,  eres puro Ser. 

 

El único problema de la mente humana es que es una inmadura haciéndose la madura, una herramienta caótica haciéndose la más importante, una profunda enferma, necia e ignorante haciéndose la sabia, la buena, la santa o la más iluminada, y en lugar de rendirse y reconocer -no sé nada de nada de esta vasta inmensidad-  sólo debo servir de herramienta útil y práctica para la existencia feliz,en lugar de  reconocerlo públicamente o íntimamente, prefiere seguir soñando  como siempre, imaginándose ser la dueña y señora y que algún día lo conseguirá, inventando dioses, santos, rezos y meditaciones, pastillas para no dormir, hospitales, científicos y exploradores, creyéndose la más sabia del mundo mundial, todo con tal de no acabar con la falsedad humana, todo para  seguir ciega y sorda ante tanta maravilla, para seguir con las mismas tradiciones y las mismas religiones, o con el mismo New Age, con lo de siempre,  con siglos y siglos de guerras inútiles e infantiles. Simplemente, tanta gilipollez o idiotez del mal, ¿es para no tener que asumir ambas polaridades en el sí mismo? ¿queremos seguir con la misma broma cósmica de siempre, con la misma dualidad sin trascender, no asumir la verdad inexpresable o la unidad viviente en el sí mismo? ¿Preferimos caminar con los ojos cerrados ante tanta maravilla?

A todos se nos regala la misma invitación, ¡siempre está presente! que se acepta o se rechaza, que no digan es que yo no puedo, porque no debe ni descender una gracia especial, simplemente asumir la Vida tal como Es, asumir la unidad viviente en el sí mismo, y ya se va revelando, es lo que más quiere la Vida, que puedas recuperar la lucidez para ser feliz. No hay más.

 

Nos va muy bien que todo esté pensado, así no nos molestamos ni en pesar, seguimos al rebaño y ya está, tan felices como unas perdices, echando balones fuera, buscando culpas y culpables, inventando todo tipo de juegos, ligando, juzgando o criticando en las redes sociales para entretener a esa mente que cree tener soluciones mágicas para todo el mundo, que imagina saber de todo y más, pagando fortunas para unas piernas que juegan al fútbol y a los niños los preferimos muertos de miedo, que hereden nuestras miserias o mentiras indecentes, nuestros vómitos, perversiones o pájaras mentales,  que sigan viendo justos y pecadores allá afuera, jamás dentro, como es lo que se ha hecho siempre ¿verdad? así seguimos viendo la Vida como la peor enemiga del hombre, porque no vemos que desde siempre y para siempre es de nadie y para nadie. Si no nos gusta lo que nos sucede, ala, todos a rezar, a meditar, hacer yoga, a volvernos más espirituales que la Vida, para no verla ni asumirla tal como Es, pero jamás vamos a la raíz del Ser, jamás nos fijamos en nuestra naturaleza original ¿verdad? sería lo más fácil y lo más cómodo observar para ver y escuchar la unidad,  pero lo hacemos muy complicado todo, preferimos lo más inmaduro, ya nos va bien ser personajes soñados o ilusorios, ya nos encanta no hacer nada distinto a lo conocido, ¿de verdad queremos madurar y conocer a la Vida que le sucede a Uno?. ¡Ay que agonía molestarse a pensar algo distinto, ¿verdad?! ¡qué molestia tan grande tener que admitir soy un ignorante de la Vida! ¿verdad? ¡Ay que dirán de mi, si descubro que todo es mentira! Pero, claro es lo que sucede en esta aparente sociedad necia, ciega y sorda casi de nacimiento, preferir la mentira, el embuste, los aires de grandeza y el auto engaño, creerse algo o alguien importante, mucho más que ser honestidad, ya lleva siglos y siglos sin reflexionar y sin pensar. La ignorancia al poder es muy atrevida, más vale seguir como siempre, hablar por hablar, que no me saquen de lo conocido, con lo más cómodo, y yo seguiré tapándome los ojos y los oídos, así no  tengo que pasar del boca en boca, de lo que me han dicho o del que dirán, así me convierto en un juez gilipollas e instructor conmigo mismo y con los demás. Ese mundo necio prefiere la mentira,  mentirse uno mismo a más no poder y rezar para seguir igual, ir a los confesionarios o a los psicólogos a vomitar lo que sea que no se pueda asumir, prefiero que me digan lo que debo hacer, soy un inútil cuando las cosas salen mal. Así está el patio,  que miedo nos da ir a la raíz del Ser, ¿verdad? La mente hará de todo y más para que no la veas tal como es, preside el trono del embuste compulsivo, como todas las que la Vida no haya blanqueado su inmundicia, prefiere que le solucionen la papeleta cuando las cosas empeoran, ¿verdad? o se convierte en una pobre de mí, sin ver que las mentes de los falsos iluminados o los que se autodenominan profesionales están igual o peor que yo. Todo el mundo queriendo ser el más bueno y el más santo de la película, todos buenos por fuera y por dentro seguir llenos de inmundicia, así no hay que ver la película llamada el mundo y yo, ni me tengo que mover un pelo para descubrir la maravillosa aventura que está sucediendo en esa intimidad sagrada, así no hay que conocer la odisea, así no reconozco a la Vida tal como Es, y al no hacer nada para conocerla, la seguimos viendo la más mala del mundo mundial, la vemos tan horrible en los telediarios o en los demás, ¿verdad? Ay si viésemos que los demás, en realidad, no existen, puesto que son lo mismo que yo soy.

 

La Paz del mundo sucede cuando encuentras la paz dentro de ti, cuando dejas al aparente mundo en manos del poder que lo creó. Entonces, ves que todo es un sueño de amor, excepto en la Presencia que todo es un regalo, 

 

La Vida jamás se equivoca, más magistral ni más divina no puede ser, ni un punto ni una coma vamos a poder cambiar. Cada uno ya tiene su propio guión, no hay que hacer nada con los guiones de los demás, pero mientas la mente humana prefiera seguir con el drama eterno de siempre,creyendo que el sueño es real, viendo a los malos de la película allá afuera y ella viéndose la mejor de todas, la Vida seguirá jugando al escondite a más no poder con aquellos que rechazan asumir su guión, está encantada de hacerlo, disfruta haciéndolo, a ver si a todos nos sucede un poco más de lucidez y humildad, para ver y escuchar, más allá de la mente, que nadie tiene una vida, que nadie sabe nada de nada de esta vasta inmensidad. Precisamente, la Vida, es absolutamente impersonal y liberada, no tiene ningún tipo de propósito ni significado, no debe labrarse ningún destino y mucho menos deberíamos buscarla en un más allá, ¡siempre está presente! Tal vez, si nos detuviéramos a ver algo más allá de la mente personal, tan solo si nos sentamos a  reflexionar en silencio, veríamos en su falta de propósito su eterna belleza. ¡Es magistral!

 

Lo único que puedo decir es que está bien que se pudran en los infiernos esos aparentes, sólo aparentes, cardenales, sacerdotes y monseñores indecentes que dicen tener verdades para la humanidad, ya está bien que les suceda el infierno en la cabeza, ya está bien que sigan sin ver que cada uno es el Uno, ya es bueno que sigan viendo diablos y todas esas gilipolleces de mitos tradicionales, ya está bien que sigan perpetuando el caos, y que todo el mundo les vea el plumero de su Ego, menos ellos, ya está bien que se sientan esclavos de sus disfraces o de lo que han reinventado para que la mente humana siga siendo una inmadura, ya está bien que se sientan esclavos de sí mismos a más no poder, que sigan sin ver que ese tal mundo necio  les sucede en la consciencia, ya está bien que se consuman por dentro y se castren por fuera, ....tanto creer que tienen verdades para enseñar a los demás, que se las apliquen. Ya está bien que la Vida castigue a todos aquellos que imaginan nacer enseñados. Es lo más justo, lo  más sabio y lo más maravilloso que puede suceder en esta humanidad, para que aquellos corazones nobles que aman la Vida tal como Es, desde el primer día, que asumen la verdad inexpresable en el sí mismo, puedan abrir los ojos de una vez por todas. La película es magistral, es la mejor película que puede suceder para que algunos puedan despertar a la Vida y dejar el mundo de la gilipollez en manos de autodenominados maestros, maestros de la gilipollez mundial. Tanta y tanta oscuridad y absurdidad del mal con tal de no madurar, es de mentes ciegas y sordas. Es maravilloso, porque cuando uno se rinde de corazón ante esta vasta inmensidad, se le da otra oportunidad, y en lugar de perpetuar gilipollez se nos regala lucidez.

 

¡Dios mío, único Dios, el de todos, Eso que Es, que no tiene nombre ni forma, el que siempre está presente en todas las cosas, tú que no excluyes nada porque lo eres todo, como si lo hacen todavía hoy esas religiones organizadas que excluyen lo que llaman mal, tú que no tienes nada que ver con los nombres o los dioses inventados para restarte y para no madurar, libera mentes nobles, saca esas plagas indecentes que se han metido en la cabeza, plagas que hacen un circo de Tú verdad inexpresable, quita de esas mentes inocentes tanta mentira, toma y ayuda a los jóvenes que no hacen otra cosa que amar la Vida tal como Es por encima del bien y del mal, que les cuesta asumirte por miedo y pavor;  sobre todas las cosas Dios; ayúdales a pensar libremente y lucidamente!

 

Imagina que a una flor, alguien le dijese: debes imitar, practicar, rezar , meditar, hacer yoga, para implorar algo mejor que la Vida, debes ser más buena, más divina, más especial y mucho mejor de lo que ya eres, porque no eres original y debes imitar a otras flores, y esa flor se lo creyese.... ¿qué pasaría? ¿Qué sucedería? Se sentiría separada de la fuente, del Silencio eterno que lo envuelve todo. No habría ni paz, ni felicidad pura, ni perfume ni belleza, ni desprendería aroma de alegría infinita, únicamente habría inútil sufrimiento, caos, enfermedad, ignorancia enfermiza y profunda ceguera y depresión, pasados y futuros inciertos, jamás estaría presente. En realidad no habría flor.  Somos la Vida siempre presente, no robots o máquinas de copiar y pegar para la imagen. Nuestro verdadero hogar no es el cuerpo, es la Presencia. 

 

Si a un niño le dices que tu eres su padre o su madre, su maestro o su monseñor, o que su cuerpo es más divino que una flor o que cualquier otra cosa,  ya nunca más te verá como Ser puro que eres, los conceptos lo confundirán para siempre, hasta que con un poco de suerte, la Vida, después de haber aprendido lo justo y necesario, lo acogerá y le hará el inmenso favor de librarle de todas las estupideces mentales y pájaras mundiales.  Somos existencia, no hay nadie que tenga o viva una vida, ni nadie debería luchar, pedir ayudas, meditar, copiar y pegar, ni hacer yoga para aquietar la mente, y mucho menos rezar o implorar para ser mejor de lo que ya somos.  Si lo ves, por favor ¡abre los ojos! ¡Eres original! ya estás completo; arrodíllate ante la Vida que ya te sucede e implora ser nada, que te libere de esa mente profundamente enferma que sólo ve problemas donde no los hay. Sólo la maravilla eterna de lo que Es, la visión de Eso que Es,  puede acabar con siglos y siglos de estupideces humanas. La Vida lo único que intenta es que veamos que somos capaces de poder gozar de la experiencia sin sufrir, sin rezar, sin yoga, sin historias metidas en la cabeza y sin pedir ayudas a nadie. Somos creaciones únicas e irrepetibles de Eso  que la humanidad llama Dios, totalmente originales, existimos con Luz propia, no somos personajes soñados y divididos en dos como ese tal mundo nos ha contado y nosotros nos hemos creído, no existimos estando separados de todo lo demás. Ya somos completos, no somos medias naranjas, ni robots, ni mentes enfermas de ciencia ficción. No permitas que la mente te manipule o te mienta. No hay pasados ni futuros inciertos, sólo hay Presencia, Vida sucediendo felizmente. Recupera la visión de Eso que Es y serás libre para siempre. Sé una Luz para ti mismo y serás feliz, no dependas de nadie porque si dependes de ese tal mundo necio, no harás más que sufrir. La mejor oración del  mundo: Vida, hazme nada, hasta que pueda fundirme en ti.

Si estás aquí es por algo, simplemente relájate y observa sin expectativas, porque el Arte o el Amor de la Vida, está aquí, siempre aquí, siempre donde tu estás. Ábrete a la lucidez.

 

 Puedes estar absolutamente seguro de que la Verdad nadie la tiene, ni nadie la puede enseñar, poseer o retener. Se revela a sí misma, constantemente.