Reflexiones  carentes de compromiso.

Cuando se está preparado para escuchar y observar el mensaje que nos regala la Vida, cualquier tipo de búsqueda para satisfacer necesidades personales desaparece, quedando únicamente la extraordinaria Presencia, la maravilla del Ser, fluyendo, sin más.  

 

 

 

Si estás aquí es por algo, simplemente relájate y observa sin expectativas, porque el Arte, la Luz y el Amor de la Vida, están siempre donde tu estás. Ábrete a la lucidez.