En esta Vida.....

 

En esta Vida,

unos creen venir al mundo, unos creen que lo ven venir,

y otros observan el mundo para dejarlo tal como está;

unos quieren salvarlo, unos se alejan de falsos salvadores,

y otros se dan cuenta de que todo está a salvo, ¡siempre!

Unos compran a vendedores de humo, sucedáneos y recetas mágicas,

unos maduran sin nadie, dejan de hacer el circo que excluye la verdad,

y otros se maravillan y aplauden tanta y tanta perfección y grandiosidad.

Unos quieren que se les enseñe a abrir la puerta de su propia casa,

otros saben que nadie nos puede  enseñar a vivir en el hogar,

y otros se han dado cuenta que no hay nadie y nunca lo habrá.

¡Sólo hay vida siendo vida en Esta Vida!

 

En esta Vida,

unos quieren ser poderosos, otros se liberan de esos falsos poderes.

Unos buscan amor con condiciones, otros permanecen en el abrazo eterno. 

Unos imploran y suplican milagros, otros se mantienen en el milagro constante. 

Unos piden aplausos, palmas y ovaciones, otros se saben aplaudidos ¡siempre!

Unos celebran la Vida cada día,  otros son adeptos a los rezos y a las pastillas.

Unos imploran más, más, más y más, siempre más, otros lo tienen todo.

Unos se saben herramientas útiles y prácticas de la Vida, y no les importa,

otros prefieren manipular para que la Vida se convierta en falsedad.

 

Tanta falsedad para mantener un falso poder o una autoría que nadie tiene o tendrá,

 es ser esclavo de uno mismo, es estar atado al mundo profundamente necio y enfermo.

 

En esta Vida,

más vale llorar que rezar.

más vale gritar que implorar,

más vale descubrir la grandeza en nuestra pequeñez,

a imaginarnos con más grandeza que la Vida,

más vale no morderse la lengua y hablar cuando hay que hablar,

a tener que callar por ser esclavos de las propias palabras.

 

Unos no pasan de lo que les han dicho y del que dirán.

Otros expresan verdad, con la verdad inexpresable.

 

Unos se quedan en silencio ante la ceguera de esa tal humanidad,

y otros sólo buscan ciegos y sordos para hablar de necedad.

 

Unos hablan de frente,

otros hablan a las espaldas.

 

Unos saben que todo está bien,

otros lo ven todo  mal,

unos buscan milagros

y otros ven que todo es un milagro.

 

  

En esta Vida,

más vale permanecer  a la Luz de la Presencia,

que mantenerse en la oscuridad de la gilipollez.

Más vale morir desnudo igual que cuando se vino al mundo,

que morir vestido con mega-proyectos que nadie podrá ejecutar.

El esfuerzo inútil para ser mejor que este instante vivo ya realizado,

es tan aburrido, es tan ridículo y tan cómico, cuando se ve.

 

En esta Vida, 

que nos sucede a todos a la vez, en el mismo instante ya realizado

es maravilloso descubrir que toda forma de vida que hay,

tanto lo conocido como lo desconocido

es Luz y Amor, una auténtica obra de arte en movimiento,

un juego divino y magistral de escondite al que jugamos todos.

Unos se rinden y se arrodillan para implorar lucidez.

otros se arrodillan y rezan para permanecer en la gilipollez.

  

En esta Vida,

Más vale saber que toda historia es de la naturaleza de un sueño,

a tener que enfermar, sufrir y morir sin vivir para el sueño hipnótico.

 

En esta Vida, 

.....que no tiene ningún propósito o sentido, esa es su belleza,

hay de todo y para todos los gustos,

 cada uno cree tener memoria, la razón de los tontos,

pero la Vida que nos conduce, que no es tonta ni es absurda,

nos impulsa a descubrir que somos muchísimo más que una memoria,

pero la  inmensa mayoría sigue sin ver para que sirve la razón de los tontos.

¿hay que hacer tanto circo para poder aceptar profundamente el auto-engaño??

Despertar simplemente es Ser nada hasta fundirse con la Vida,

para poder vivir en paz, sin miedo ni temor.

 

En esta Vida,

ÚNICA, irrepetible, magistral e inteligente,

somos una existencia que olvidó que sólo hay una existencia,

jamás nos encontraremos en un más allá

ni jamás hemos venido de pasados inexistentes,

ya estamos en casa, siempre estamos presentes, ¡siempre!

 

En esta Vida, 

más vale ser como niños inocentes, espontáneos, alegres y felices,

vivir sin rumbo y sin destino, sin historias inútiles e inmaduras en la cabeza,

a ser adultos infelices hasta en los funerales de ilusorios personajes.

 

En esta Vida,

 más vale experimentar la aventura del no saber, sin miedo,

a tener que disfrazarse de corderos cultos, buenos o santos,

o enmascararse de lobos papanatas, para ser los más malos de la película, 

Más vale vivir sin nada, al amparo de la sabiduría infinita,

a tener que inventar fórmulas, soluciones, recetas mágicas o teorías

para nadie, siempre para nadie, ¡sólo hay Vida! nadie que tenga una vida.

¿Hay que luchar, trabajar duro, sufrir y hacer sufrir? ¿para qué o para quién?

tal vez, para poder pagar la enfermedad que genera tanto circo,

 tanta máscara, tanto disfraz, tanto drama y tanta falsedad.

Sólo la verdad inexpresable nos hace libres para siempre.

 

En esta Vida,

más vale aceptar la propia invitación, ¡siempre presente! y ser íntegro,

a tener que imaginar que somos dos, que estamos separados o divididos.

No somos medias naranjas tal como ese tal mundo necio vende y compramos,

somos originales, íntegros, ya no hacen falta los matrimonios de conveniencias,

cada uno debe asumir su parte, tanto la energía femenina como la masculina,

ambas energías deben fundirse en Una, y eso se logra cuando uno se rinde.

 

La Vida se vive de un modo íntimo y pleno,

no fascinados por el espectáculo de hacer un drama para la imagen.

Nuestro verdadero hogar jamás ha sido el cuerpo, ni una imagen.

Madre mía, cuanta hipocresía hay que asumir cuando se rechaza la verdad.

  

En esta Vida,

Unos temen a la muerte porque temen a la Vida,

otros viven sin temor porque han visto su inmortalidad.

 

Más vale reírse de uno mismo, de la gran broma cósmica que nos gastamos,

a tener que ir de aburridos y serios para defender el sueño de nadie.

Nadie más experimenta ese mismo sueño,  ni se experimentó o se experimentará

 

Unos sufren al creerse separados de todo,

otros aplauden la manifestación de la unidad.

Más vale saberse en todas las cosas,

a creer que la Vida es injusta o mala,

a imaginar que es imbécil, comete errores o se equivoca.

 Esa única inteligencia que crea galaxias, universos,

estrellas, todo lo conocido y todo lo desconocido,

de verdad ¿creemos que nos crea con error?

Hay que ser bobo, ciego y sordo para no ver tanta grandiosidad,

la naturaleza ya nos informa, hay que estar abierto a la visión, nada más.

 

Unos saben que hay una única inteligencia,

otros siguen creyendo que hay múltiples inteligencias.

Unos saben que sólo hay la Vida en movimiento constante

y otros  creen que hay múltiples vidas con las que competir.

Unos saben que hay un único Dios,

(que no es ninguno de los que la humanidad ha inventado)

y otros no paran de inventar dioses y  más dioses o más santos.

 

Unos rezan para permanecer esclavos de sus fantasías,

 buscando siempre algo mejor que esa maravilla, que lo que Es, 

otros dejan los rezos y las pastillas para aplaudir tan divino misterio.

 

En esta Vida,

Unos aman con necedad la necesidad personal,

otros reconocen que aman sin necesidad su necedad.

Unos sólo piden pero no dan,

otros no piden nada y siempre dan.

Unos saben que todo es amado ¡siempre!

y otros son esclavos del pobre concepto amor.

Más vale haber reconocido la propia ceguera a tiempo,

a permanecer ciego hasta el último aliento.

Más vale saberse nada y dejar que todo fluya y confluya,

a imaginar ser alguien que puede controlar ese fluir constante.

 

 

En esta Vida,

que nos sucede a todos, a la vez,

que ya está despierta y liberada,

que cada uno la busca fuera de sí,

por eso no se encuentra lo que más se anhela encontrar,

ver que todo lo que se mueve y cambia es mentira,

ver que la única constante siempre está presente.

 

Cada uno es el Uno buscándose a sí mismo,

la aventura es fascinante, pero hay que tener valor para REdescubrirlo,

sin ayudas de nadie, por supuesto, porque la Vida no es tonta ni necesita ayudas,

y, Eso que Es, tan fácil, simplemente se ve o no se quiere ver. Así de sencillo.

 

Los conceptos o las palabras es lo más abstracto de esta Vida.

Cada uno juega al escondite con las palabras heredadas,

tratando de recordar algo que en algún momento se olvidÓ,

Casi nadie quiere ir a la raíz del Ser,

con lo facil que seria ver y escuchar con naturalidad. 

 

Ninguna palabra puede definir nuestra inmensidad.

 

Todo es  Luz y Amor en esta vida, de nadie,

gracias a Dios, de nadie y para nadie.

 

Sólo hay Vida siendo Vida, en esta Vida,

nadie que tenga una vida, nadie que viva una vida

 

¡¡¡¡ Magistral !!!. 

 

 

 

 

Si estás aquí es por algo, simplemente relájate y observa sin expectativas, porque el Arte, la Luz y el Amor de la Vida, están siempre donde tu estás. Ábrete a la lucidez.