La auténtica poesía de la Vida es ir más allá de lo intelectual, de las palabras aprendidas, copiadas, imitadas o heredadas, hasta encontrar la Luz del Ser siempre presente, para poder hablar a la sabiduría innata e infinita que es inherente a todos.

 

 

 

Si estás aquí es por algo, simplemente relájate y observa sin expectativas, porque el Arte, la Luz y el Amor de la Vida, están siempre donde tu estás. Ábrete a la lucidez.