La danza de la Nada

No habría ni Arte ni misterio sin el movimiento constante de la Nada.

 

Me rompí la cabeza por lo que fue y por lo que será,

por lo que sucedió en el pasado y por lo que puede suceder en un más allá,

una y otra vez, hasta que se rompió en mil pedazos el falso yo,

lo que en realidad quise romper, el ego atado al mundo de mi imaginación.

 

El peor enemigo del hombre es su propio ego, el falso yo,

El mejor amigo del hombre es el Ser, la Vida siempre presente.

 

Cuando ya no hay necesidad de logros personales,

la Vida se divierte y nos complace a cada instante,

la alegría se expande y el Amor siempre está presente.

 

Tomarse la Vida con seriedad, con aburrimiento y fastidio,

te hace esclavo de ti mismo, de la propia ingratitud,

eres preso del lastre de la propia gilipollez o inmadurez,

Tomarse la Vida tal como se te presenta, tal como es,

sin los conceptos “yo”, malo, karma, sufrimiento o un más allá,

recuperas esa dulce libertad como ya tuviste en la niñez,

vives en paz y agradecido por la novedosa lucidez.

 

Ser Nada significa AMOR, libertad y alegría infinita.

Ser alguien significa terror, sufrimiento y vergüenza absurda.

Ser Nada significa agradecimiento por recuperarlo todo.

ser alguien significa pavor, miedo a perderlo todo.

 

El sueño de ser alguien parece ser real, muy real,

pero lo único que hace es conducirnos a la decepción.

Cada uno tiene la misma oportunidad de oro, siempre presente,

para descubrir que somos personajes soñados por la Vida.

 

¡Qué horror! ¡Qué fastidio y que agonía! querer ser alguien,

cuánto esfuerzo y cuanto sacrificio inútil hay que hacer

para convertirnos en algo diferente a lo que ya somos.

Si lo único que hay, ya, es Presencia Consciente de sí misma.

Nadie debería trabajar duro para ganarse la Vida que ya es, que ya sucede.

Nadie debería pagarse un seguro de vida para poder vivir felizmente.

Nadie debería pagar tantos médicos y hospitales si viese lo que ya Es.

Todo lo que hacemos para permanecer en el papel de personajes,

es completamente inútil, cansino e hipnótico. ¡Es tan aburrida la gilipollez!

 

Nuestra amada Vida, el Ser Uno que tú Eres, te dice: continúa imitando al mundo,

haz todo lo que te cuenta, compra todo lo que te venda, tú sigue comprando,

continúa creyendo todo lo que te dicen, continúa rezando y cree en todos menos en ti, hasta que con un poco de suerte te decepciones, o hasta que llegues a comprender que querer imitar, copiar y pegar, para ser un personaje importante o diferente, para ser más bueno y mejor de lo que ya eres, no funciona. Esa es la cuestión de esa divina broma cósmica que nos gastamos, ese es el maravilloso misterio y el Arte de la danza de la Nada.

 

No sirve de nada querer ser mejor o peor ser humano,

la Vida fluye, sigue moviéndose a su ritmo, sin mejores y peores,

se experimenta a sí misma, completamente alegre y liberada,

sin camino, sin sufrimiento o sin karma, ya ES.

Inentar cambiar esta belleza o esta simplicidad extraordinaria,

es darse porrazos con la cabeza contra la misma pared,

con la pared de la propia ceguera o estupidez humana.

 

Lo que te doy para ayudarte es absolutamente nada,

este mensaje sólo trata de destruir la idea de que aquí hay alguien,

personajes que puedan controlar, manipular o dirigir a la Vida.

Esa es la parábola, tú ya eres, tú ya sucedes, tú ya existes,

¡es tan convincente tu existencia! Es tan sencillo Ser.

 

El despertar es sencillamente la desaparición de esa idea absurda,

la de imaginar que siempre aquí y ahora, hay un personaje real,

que siempre aquí y ahora, deben mejorar o cambiar las cosas.

Lo mejor de lo mejor, ¡siempre está presente! ya está sucediendo.

 

¡Sólo hay Vida siendo Vida! Vale la pena reírse de uno mismo,

Merece un gran aplauso el personaje soñado y creado por y para ti.

 

En la Presencia, ya no hay un tú, un yo, un él, o un los demás,

han desaparecido los conceptos de mejor o peor, de bueno o malo,

ya no hay camino, ni sufrimiento, ni infierno, ni reencarnación, ni almas,

ha desaparecido el buscador porque no hay nada que conseguir.

Todo lo que se manifiesta es la fuente de todas las cosas.

Las cosas suceden aquí, siempre aquí, nada sucede allá, allí o en el más allá.

 

En realidad, cuando lo ves, lo que se produce es un cambio,

uno se relaja profundamente, hay un equilibro debido al cual el Ser,

el auténtico Yo Soy se antepone al aparente personaje, al ilusorio yo.

En apariencia sigue produciéndose ese movimiento o ritmo constante,

continúa en marcha la danza de la Nada, ese baile eterno de las cosas,

pero todas las cosas suceden aquí y no hay nada que suceda allí o allá.

 

Todas las cosas aparecen y desaparecen en mi, el mundo, el Universo, todo,

pero son de nadie y para nadie, todo es impersonal, divino y magistral,

ya no hay cosas que aparezcan o desaparezcan allá, en los demás.

 

Ese es el maravilloso regalo y nuestro sagrado misterio, eso es el Arte de la Vida,

esa es la danza divina y magistral de la Nada, todo es Luz y Amor.

 

Si estás aquí es por algo, simplemente relájate y observa sin expectativas, porque el Arte o el Amor de la Vida, está aquí, siempre ahí, siempre donde tu estás. Ábrete a la lucidez.

 

Duda de todo y de todos, menos de ti, porque tu eres Eso que tanto has andado buscando.