Dejarse vivir

Dejarse vivir

 

Vida, como siempre, haz de mi lo que quieras,

como siempre, sucede en mi como quieras.

Vida, expresa a través de mí, lo que quieras.

Que mis manos sean ¡siempre! tus manos,

haz con ellas lo que quieras, crea y revela tu creación. 

 

Cuando uno ha visto su totalidad, vivir es muy simple,

es increíblemente hermoso, sencillo, fácil y milagroso,

es dejarse vivir y dejarse morir sin morir, a cada instante,

es fluir aquí, siempre aquí, Ser la espontaneidad de la Vida.

 

Vivo eternamente enamorada de la Vida,

vivo sin tiempo, sin historias y sin un más allá,

estoy siempre presente, sintiendo el amor,

experimentando la Luz, viviendo y muriendo sin morir.

 

No me anticipo ni me demoro,

no doy un solo paso sin la Vida,

no hago nada que no deba hacer,

no suplico, no medito, no rezo, ni imploro

para tener algo más maravilloso que lo que ya Es. 

 

Ninguna forma permanece, todo nace, todo cambia y todo muere,

lo único que permanece, no cambia, ni nace, ni muere, es Eso,

 lo que no tiene nombre, ni tiempo, ni cuerpo, ni historias o forma.

Eso infinito, esa alegría encarnada, ese paraíso, es lo que Yo Soy.

 

 

Si estás aquí es por algo, simplemente relájate y observa sin expectativas, porque el Arte o el Amor de la Vida, está aquí, siempre ahí, siempre donde tu estás. Ábrete a la lucidez.

 

Duda de todo y de todos, menos de ti, porque tu eres Eso que tanto has andado buscando.